Google+ Google+ Con los niños en la mochila: Viajes, turismo y senderismo en familia

viernes, 23 de enero de 2015

Londres con niños: Hamleys Toys, el paraíso de los juguetes

La Reina en Hamleys London
Viajar a Londres con niños Turismo en familia por Europa London
Si hay un lugar en Londres que a los niños les vuelve locos, sin duda alguna es Hamleys Toys. ¿Habéis visto la peli "Mr. Magorium y la tienda mágica"? Pues entrar en la Hamleys London es, salvando las distancias, lo más parecido a esa fantástica tienda. Miles y miles de juguetes por todos lados, chucherías, grandes estatuas de legos, luz, color, artículos "mágicos".... Y sobre todo niños jugando y recorriendo la tienda de arriba a bajo. Es una visita imprescindible en un viaje con niños. Con deciros que estuvimos dentro de la tienda unas dos o tres horas y no querían irse...

Hamleys Toys, con sus siete plantas, es una de las jugueterías más grandes del mundo. También está considerada la más antigua en funcionamiento ya que su primera sede londinense se fundó en 1760. Esta no es la tienda original, ya que se quemó en un incendio en 1.901. Desde entonces ha ido cambiando y evolucionando hasta la actual sede. 

Hoy en día hay muchas tiendas Hamleys por el mundo, pero la franquicia no ha tenido el éxito que se esperaba y que tiene la tienda original de Londres. La Hamleys Toys London se ha convertido en una atracción turística más visitada por más de cinco millones de personas al año.

Lo que hace de la tienda tan especial, además de que puedas encontrar casi cualquier juguete que se te ocurra, es que los empleados hacen demostraciones de los juguetes más chulos de la tienda. Vimos a un chico haciendo volar a una pequeña nave sin mando a distancia, a otro manejando un coche teledirigido que subía por las paredes y corría por el techo, había unas chicas pintando junto a los peques con rotuladores mágicos, otros jugando con un "frisbie" con forma de nave alienígena que molaba mogollón... Y claro, los peques pueden jugar con algunos de ellos también. Los empleados, al tiempo que jugaban y mostraban los juguetes, actuaban como los auténticos "charlatanes" que antaño recorrían las ferias vendiendo sus artículos. Entre risas, demostraciones y los "¡quiero uno! ¡quiero uno!" de los peques iban explicando rápidamente, y en inglés, las características del juguete, las distintas formas de juego y el precio "con super oferta" que tenía. Era muy entretenido. Para localizarlos sólo tenías que fijarte en los lugares en los que se formaba un corrillo de gente.

martes, 20 de enero de 2015

Banco de pruebas: Construyendo con Mega Blocks

Jugando con Mega Bloks First Builders
Hace muchos meses, pero muchos, muchos, se pusieron en contacto conmigo desde Mega Brands. Querían hacerme llegar unos productos suyos para que los probase con los peques sin ningún compromiso. Simplemente para ver que me parecían, si me gustaban... De echo, no me pidieron que escribiera ningún post ni nada parecido, pero yo he decidido que sí quería contaros la experiencia. Así que... ahí va. ;)

He de deciros que lestos juguetes de Mega Brands sí me gustan, y mucho. En cuanto a los peques.... Que os voy a contar. Les gustan más aun. A César le encanta construir castillos con sus piezas de Mega Bloks First Builders. Y Carla está como loca con la serie de Mega Bloks Barbie (aunque en cuanto tiene la oportunidad le coge las piezas a César para jugar también). 

Los Mega Bloks First Builders son unas piezas encajables para jugar a construcciones enfocadas a niños y niñas de entre 1 y 5 años. El tamaño es muy bueno ya que permite que los más chiquitines puedan encajarlos fácilmente y montar estructuras ellos solos. Aunque para ser realista, he de decir que muchas veces nos sentamos a construir con César.

Hay paquetes con diferentes cantidades de piezas. A nosotros nos enviaron un paquete de 30 piezas de diferentes formas, tamaños y colores que van dentro de una bolsa con asas muy resistente. Esta es una de las cosas que más me gustó. Esa bolsa resistente ha permitido que las 30 piezas están guardadas en su sitio, pero también que se hayan venido con nosotros de viaje. De echo es el propio César quien la agarra por el asa y se la lleva como si fuese su maleta. Construir cosas es uno de sus juegos favoritos y las piezas de Mega Blocks le gustan mucho porque le resulta sencillo hacer castillos.


viernes, 16 de enero de 2015

Siete Aguas con niños: Descubriendo la villa

Siete Aguas (Valencia)
Hace unos pocos meses estuvimos haciendo un poco de turismo rural en familia. Estuvimos descubriendo Siete Aguas. ¿Recordáis que en el #19JUniversoBloguer nos tocó una noche en El Pinar de Ventamina? Pues resulta que este fantástico complejo rural está allí, en Siete Aguas. Pero hoy no voy a hablaros de este alojamiento para familias. Eso lo dejo para otro post, que se merece una reseña completita, completita. Hoy, voy a contaros lo que podéis hacer si decidís visitar Siete Aguas con niños.

Siete Aguas es una pequeña localidad perteneciente a la comarca de la Hoya de Buñol, en la provincia de Valencia. Es uno de esos pueblos con vidilla pero en los que se respira tranquilidad, en los que no ves prisas, en los que los niños juegan aún por las calles...

Llegamos al municipio sobre las 12 del medio día, después de dejar nuestras cosas en la que sería nuestra casa aquel fin de semana. Habíamos quedado con María José, de La Alcoba de Blanca, y su familia para comer juntos, charlar, jugar y conocernos un poco más. Como quedamos tarde, decidimos darnos un paseo mientras tanto y tomarnos un aperitivo para hacer tiempo.

lunes, 12 de enero de 2015

La perdida de un ser querido: nuestro duelo y la vuelta a la rutina

Hoy, me vais a permitir que no os cuente ningún plan para hacer con la tropa. Me vais a permitir que no os descubra un nuevo sitio en el que poder "vacacionar" en familia. Me vais a permitir que no os hable de juguetes, productos para peques o eventos a los que suelo ir. Hoy simplemente quiero hablaros de mi, necesito hablaros de mi. Así que hoy, a todo aquel que quiera leerme, le diré que hay momentos en los que uno siente que se ahoga, que quiere pero no puede, que todo cuesta mucho.

Llevo tiempo en el que me estaba costando bastante mantener la regularidad, la línea y la constancia que yo quiero en las publicaciones del blog. Pero más o menos, a trancas y barrancas lo iba llevando. A punto de llegar las navidades pensé: "Bueno, ahora hay vacaciones. Tengo menos tiempo. Pero igual puedo comenzar a organizarme un poco y escribir algunas entradas para empezar el año con trabajo adelantado. Entre comilona y comilona, entre plan y plan, entre celebración y celebración... siempre encontraré un hueco" Eso pensaba. Que ingenua yo. Si algo he aprendido, o más bien reafirmado, esta Navidad es que la vida es un regalo y que hay que aprovechar cada instante de ella. Que hoy tu vida es de una manera y que mañana puede ser de otra. Que en un momento estás organizando una cena para Nochebuena y que esa cena que tenías planeada puede que no llegue nunca.

Estas navidades han sido muy difíciles para mi familia, como desgraciadamente lo habrán sido para muchas otras. Han sido navidades de celebraciones ensombrecidas, chocolates amargos, roscones agridulces y regalos abandonados. Días en los que nos hemos reído junto a nuestros peques, junto a la familia y amigos. Días en los que intentábamos mantener un espíritu positivo, enérgico, feliz... Todo por ellos, lo que haga falta, por su felicidad, siempre... Pero también han sido días en los que hemos tenido que vivir situaciones tristes y dar duras explicaciones a unos niños que lo único que querían era celebrar su Navidad como siempre.

Nunca he dudado de la importancia de explicarles a nuestros hijos e hijas las cosas tal y como son. Eso sí, adecuando nuestras explicaciones a su edad y a lo que ellos realmente quieren y/o necesitan saber. He procurado no mentirles nunca y no ocultar nada que fuese relevante para sus vidas, por muy duro o difícil que fuera hablar de ello. He de reconocer que sí les he mentido: les he hecho creer en el Ratoncito Pérez, en Papá Noel y en los Reyes Magos. Pero hay otras cosas de las que siempre he hablado con franqueza. Siempre les hablé de forma natural de dónde vienen los niños. Les he contado mi opinión y opción personal sobre la religión. Hemos charlado de las enfermedades graves que han padecido y padecen miembros de nuestra familia. Hemos debatido sobre temas complicados como la pobreza, el hambre en el mundo, las guerras... Y también, desgraciadamente, hemos tenido que hablar de la muerte de nuestros seres queridos.

El pasado día 23 de Diciembre, a mi abuela María le dio un infarto cerebral. Era una mujer de 86 años, totalmente independiente y muy activa. Teníamos mucho a pego a ella: venía a casa a pasar el día con nosotros, cuidaba de los peques a ratos mientras yo hacía recados, les daba la merienda, dormía a César meciéndolo en su mecedora... Esa misma mañana habíamos estado hablando por teléfono. Iba a preparar unas tortillas para la cena de Nochebuena. Una llamada de teléfono sobre las siete de la tarde cambió nuestro día a día. Esa noche ya la pasó ingresada en urgencias y prácticamente sin ninguna esperanza de recuperación. Días después nos dejaría para siempre. Recuerdo que esa tarde-noche fue todo un caos. Avisé a mi marido de lo que pasaba para que viniese a casa. Estaba en el hospital con su madre. A ella también la teníamos ingresada. Afortunadamente ya está en casa. A César empezó a subirle mucho la fiebre así que hubo que llevarle también a urgencias antes de poder irme al hospital a ver lo que había ocurrido con la iaia. Un caos.

Cuando la situación estuvo controlada y estábamos en casa más tranquilos decidí hablar con los peques. Las Navidades se presentaban complicadas, no iban a ser como lo habíamos planeados y teníamos que decírselo a ellos. La conversación sería sencilla, dura pero sencilla.

A Carla simplemente le dijimos que la iaia María se había puesto muy, muy enferma y que estaba en el hospital. Que se tenía que quedar allí de momento. Que los iaios tampoco podían estar con nosotros porque tenían que estar en el hospital con ella. Y que yo iría algunos ratos a verla. A su pregunta de si se pondría bien le contesté un sencillo y sincero "Aun no lo se, cariño, pero creo que no" A ella le bastó esa explicación. No quiso saber más. No preguntó nada. Siguió jugando como siempre.

Con Marco fue distinto. Marco tiene ya 10 años y comprende perfectamente todo lo que ocurre a su alrededor. Vivió la perdida de su bisabuelo Sento hace ahora dos navidades y la de una tía-abuela a la que consideraba su iaia, y la hija de esta, a la edad de Carla. Él ya sabía lo que supone perder a alguien a quien quieres, pero no por ello se te hace más fácil. A Marco le conté realmente lo que ocurría para que estuviese preparado. Le expliqué en qué consistía un infarto cerebral, las consecuencias que había tenido en su bisabuela (no podía moverse, ni hablar, ni comer...) y las secuelas que le quedarían si sobrevivía. De echo le conté que había muy pocas esperanzas, que lo más probable era que falleciera. Fue una conversación totalmente normal, sin solemnidades, sin dramas. Intenté hablarle con tranquilidad, con seguridad, con confianza. Le dije que si quería visitar a su abuela en el hospital, si quería ir a verla, que me lo dijese. Que él podía decidir si verla o no. Eso sí, le expliqué lo que iba a encontrarse allí. Decidió que no quería verla así. Sus últimos recuerdos con ella eran de la semana anterior merendando en su casa y quería que siguiese siendo así. Compartimos lágrimas, abrazos, besos, palabras de consuelo... y seguimos con nuestro día a día.

César tiene solo dos años así que no pude explicarle nada. No entendía lo que ocurría. Se enfadaba porque no le llevaba con la "iaia Maia". En aquellos días, y aun hoy, tan solo podía decirle... "No está, cariño. La iaia María no está".

Once días después, el 3 de enero, sobre las once de la noche, falleció. 

Esa noche, antes de llamar a nadie, antes de arreglarme para ir al tanatorio, antes de nada se lo conté a los peques. En primer lugar hablé con Marco. Tan solo me senté a su lado y le dije "Cariño, tengo que contarte algo. ¿Recuerdas que hablamos que la iaia María estaba muy mal y que no podría recuperarse? Pues ha fallecido. Me ha llamado hace un ratito la iaia Rosa para contármelo." No dijo nada. Me abrazó como si no fuese a soltarme nunca. Yo le pregunté si quería preguntarme algo, si tenía alguna duda, si necesitaba alguna explicación... Su respuesta fue: "No. Lo entiendo perfectamente. Las cosas son como son."

Volví a darle la opción de acompañarnos al tanatorio o al entierro. Le reiteré que lo que decidiese estaría siempre bien. Que si él quería venir conmigo sólo tenía que decírmelo pero sin obligaciones ni compromisos. Que era su elección. Que si quería quedarse me parecía fantástico. Él decidió quedarse con sus hermanos en casa de una amiga (Un millón de gracias). No lloró en aquel momento, no ha llorado aun... Está asumiendo a su manera todo lo ocurrido. Sabe que estamos ahí. Sabe que puede hablar con nosotros cuando quiera, llorar cuando quiera. De momento tampoco ha querido volver a entrar a casa de la abuela. Lo haremos, poco a poco, en cuanto pasen unos días, cuando esté preparado.

Él mismo me dijo: -"Ahora hay que contárselo a Carla" y llamó a su hermana: - "Carla ven. Tenemos que contarte una cosa muy triste." Carla se acercó, la puse sobre mis rodillas y se lo explicamos. Primero puso una casi cómica cara de asombro (recuerdo que incluso me hizo reír durante unos instantes), luego rompió a llorar. La abracé, nos abrazamos todos, lloramos, escuchamos sus tristes lamentos, seguimos llorando... - "Mi iai... que ella me cuidaba muy bien. Iai... Yo la quería mucho... ¿Quién me hará ahora el pan con chocolate? Iai.... Mi iai... " Aun hoy sigo llorando cuando lo recuerdo. La dejamos llorar todo lo que necesitó. De repente dejó de llorar, se giró hacia su padre y dijo: "Papá, la iaia María se ha muerto. Es muy triste." Cambió mis brazos por los suyos y se puso a jugar con él.

Menos mal que César ya estaba dormido en aquel momento. No habría entendido lo que ocurría. Se habría puesto muy triste de vernos a todos tristes. Él también llora cuando todos lloramos aunque no sepa por qué. 

El primer día de cole hablé con sus profesoras para que lo tuviesen en cuenta por si veían algún comportamiento distinto, algo reseñable (aunque no lo creo). Simplemente para que lo supiesen ya que sería normal que ellos lo cuenten al hablar de sus vacaciones navideñas. 

Hoy hace justo una semana que la enterramos y los peques lo llevan muy bien. Lo tienen presente, pero bien.  Al menos eso parece. Yo sigo pendiente de sus comentarios, de sus actitudes, así estoy pendiente por si noto que necesitan hablar de ello. Yo lo llevo peor. Sigo llorando cuando pienso en ella, sobre todo cuando estoy sola. Sigo llorando mientras escribo esto. Pero necesitaba hacerlo. Por mi. Por ella...



Estos días hemos leído "¿Dónde esta Güelita Queta?" Me lo regaló hace un tiempo la dueña de la librería a la que voy y me ha ayudado un poco para normalizar el tema de la muerte y explicarle a Carla que su bisabuela siempre estará con nosotros, en los momentos que compartimos, en todo lo que nos recuerde a ella.

Carla y César sí que han entrado ya en casa de la abuela conmigo. Carla entra, busca en las habitaciones, mira, observa... y si hay alguien más con nosotros le suele decir, muy naturalmente, que su iaia María ha muerto. Inmediatamente se pone a jugar o se sube a casa de mi madre.

César sigue pidiéndome que lo lleve con la "iaia Maia" cada vez que ve su puerta. Yo tan solo puedo decirle... "No está, cariño. La iaia María no está".



miércoles, 24 de diciembre de 2014

¡Felices Fiestas!

Si en estos días, veis que no escribo nada, no os preocupéis. Simplemente es que voy a estar disfrutando de las fiestas con mis peques. :)

Os deseo a tod@s unas muy felices fiestas. Que las disfrutéis mucho junato a aquellos que os quieren. ¡¡¡Un besote!!! :)

Nos vemos en el próximo año. :)






jueves, 18 de diciembre de 2014

Juega con Nancy y gana premios molones


Juego Concurso Sorteo de Nancy Famosa
Hoy quiero hablaros de un concurso-juego muy divertido que ha organizado Famosa para esta Navidad y con el que podemos llevarnos un regalito muy molón. Resulta que la Nancy Aventuras por el Mundo, que es la Nancy más viajera, no para de ir de un sitio a otro. Está viviendo grandes aventuras descubriendo nuevas ciudades y quiere hacernos partícipes a nosotr@s de sus andanzas. ¿Cómo? Muy fácil.

En cada ciudad que visita se hace una foto. Luego, cuelga esa foto en su web, durante una semana, y nos reta a adivinar dónde está. L@s que adivinen de qué ciudad se trata, entran en el sorteos de unos premios chulísimos: unas Nancys aventuras por el Mundo y unas maletas de viaje de color rosa muy molonas. Carla fliparía con cualquiera de las dos cosas. Jejejeje

¡A qué mola! Para participar lo único que tienes que hacer es entrar en este enlace. Hacer clic en "Participar" para entrar al microsite del juego y marcar en el mapa el lugar donde crees que está Nancy. Tienes 3 oportunidades para participar ya que el concurso se desarrollará durante 3 semanas en las que Nancy visitará 3 ciudades diferentes. Os pongo las fases del concurso:
  • Para adivinar la Ciudad 1:
    • Tienes de plazo del 12 al 18 de diciembre de 2014.
    • El sorteo se realizará el 19 de diciembre de 2014. 
    • Se sortean 2 unidades Nancy + 2 maletas.
  • Para adivinar la Ciudad 2:
    • Tienes de plazo del 19 al 25 de diciembre de 2014.
    • El sorteo se realizará el 29 de diciembre de 2014. 
    • Se sortean 2 unidades Nancy + 2 maletas.
  • Para adivinar la Ciudad 3:
    • Tienes de plazo del 26 de diciembre de 2014 al 01 de enero de 2015.
    • El sorteo se realizará el 02 de enero de 2015. 
    • Se sortean 2 unidades Nancy + 2 maletas.

Ya sabes... Haz clic en Quiero jugar con La Maleta Viajera de Nancy

Yo ya he elegido la ciudad de esta semana. A ver si he acertado y hay suerte. ¿Y tu? ¿A qué esperas? Puedes conseguir un regalo chulo, chulo para estas navidades. 

Post patrocinado





martes, 16 de diciembre de 2014

Nuevo sorteo junto a Granujas Crianza Sostenible

Sorteo de mochila y babero artesanal de la tienda Granujas Crianza Sostenible

*** SORTEO FINALIZADO ***
Hace algunas semanas, Sara, Diego y Adri contactaron conmigo para hablarme de su proyecto: Granujas Crianza Sostenible. Ellos creen "en una crianza sostenible que refuerce los lazos afectivos y el apego, con un estilo de vida más ecológico y que respete la diversidad de las personas y el medioambiente." Y de ahí, de esta creencia nació Granujas: una tienda online de productos ecológicos y sostenibles para nuestros peques, con sede en Valencia. A través de su web y de sus productos quieren acercarnos un poco esta a esta filosofía vida saludable, respetuosa y sostenible.

Ellos conocían mi blog y nuestras andanzas. Sabían que me gusta mucho portear, de echo me encanta, y me propusieron realizar una colaboración juntos. Estuvimos charlando y finalmente decidieron enviarme una mochila ergonómica para mi banco de pruebas. Yo les dije que me dejaba aconsejar, que me enviasen la que considerasen que mejor se adaptaba a nuestra familia y sus necesidades. Me enviaron una Boba Baby 4G Carrier, convencidos de que me iba a encantar. ¡Y no pudieron estar más acertados! Realmente me encanta. ¡¡¡Un millón de gracias chic@s!!! 

Probando nuestra Boba por Alicante :)

Os podría hacer ya un post la mar de completo sobre la mochila, pero va a ser que no. Voy a dejarlo para otra ocasión. De momento solo os digo eso, que me encanta. Yo voy comodísima, segura y super tranquila, que César también (ha llegado a quedarse dormido a la espalda...) y que ya os lo contaré todo con pelos y señales.  Pero, si no podéis esperar y queréis ver ya como es esta mochila portabebés tan molona, sólo tenéis que hacer clic aquí. En su web, granujas.es, encontraréis toda la información que necesitéis sobre ella y sobre un montón de productos chulísimos.

Pues el caso es que, además de eso, los amigos de Granujas Crianza Sostenible han querido cederme un regalito para sortear entre todos los que nos seguís en facebook. Se trata de un lote compuesto por una mochila y un babero artesanal.



Este sorteo es internacional, puede participar quien sea desde dónde sea, pero con la siguiente condición para los envíos: El envío en todo el territorio español está incluido en el premio y es gratuito. En cambio, si el envío hay que hacerlo a una dirección fuera de España, los gastos serán compartidos entre el ganador y la tienda online de Granujas.

Hay de plazo para apuntarse hasta en 30 de diciembre a las 23:59h. El día 31 realizaré el sorteo utilizando la web de sortea2.

Condiciones para apuntarse al sorteo:

1. Ser seguidor de Con los niños en la mochila:


2. Ser seguidor de Granujas Crianza:


3. Compartir el sorteo a través de facebook: El sorteo debéis compartirlo de forma pública. En caso contrario no podré comprobar si lo habéis hecho bien. Podéis hacerlo desde el botón de abajo.


4. Rellenar este formulario:
*** FORMULARIO ELIMINADO ***

5. PARTICIPACIÓN EXTRA: Si os suscribís a la newsletter de Granujas Crianza obtendréis una participación más para el sorteo. Para hacerlo, entrad en su web - www.granujas.es - y al final de la página, a la derecha, encontraréis una casilla para suscribiros. Es la que pone boletín.


¡¡¡Mucha suerte a tod@s!!!

La ganadora de este sorteo ha sido...

Beatriz Rodríguez

¡¡¡Enhorabuena!!! 

Me pondré en contacto contigo.
Podéis comprobar los resultados aquí. Y también os dejo el vídeo del sorteo para los que queráis verlo:





lunes, 15 de diciembre de 2014

Navidad en Alicante: Mis 4 "imperdibles".



Qué hacer y dónde ir en Navidad Alicante con niños El Campello con niños Planes y Actividades en familia
Ya está aquí la Navidad y en apenas un semana tendremos a los peques de vacaciones dispuestos a disfrutar como locos de estas fecha que tanto les gustan. La oferta de ocio infantil y familiar en Alicante y alrededores es muy extensa durante las vacaciones navideñas pero para mí hay unos cuantos planes para hacer con los niños que me encantan (algunos, incluso, se han convertido  ya en tradición familiar).

1. Visitar la Casa de Santa Claus: Desde hace unos años, Santa descansa durante las navidades en la casa que tiene en Alicante. Hasta hace poco, la casita la tenía en el parque de la Ereta (junto al Castillo de Santa Barbara) pero este año ha decidido trasladarse al centro junto a su escuela de elfos y poner también algunas atracciones para los peques y stands. A mis peques les encanta la idea de acercarse a ver a Santa antes de Nochebuena para entregar allí su carta personalmente. Y si no se puede ir antes, siempre podemos acercarnos después para darle las gracias por los regalos que nos ha dejado. En este post os cuento como fue la experiencia del año pasado.