domingo, 13 de febrero de 2011

El Campello con niños: Torre de la Illeta y els Banyets

Hace ya tiempo que llevo diciéndole a mi pareja que no me parece de recibo que seamos capaces de recorrer 500 km para ver un circo romano o un Mazinguer Z de 15 metros (no os preocupeis que os lo contaré, pero todo a la vez no se puede) y en cambio no conozcamos el patrimonio cultural que tiene nuestro propio pueblo. Así que ayer por la mañana decidí que era un buen día para dedicárselo a nuestro pueblo, El Campello.

La oficina de turismo de El Campello organiza todos los meses una visita guiada y gratuita a la Torre Vigía de la Illeta y a la Voramar de les  Escultures.
Se supone que debes llamar o mandarles un mail para confirmar si hay plazas disponibles, ya que a veces necesitan hacer dos turnos para la visita, pero como nosotros somos de organizar las cosas a ultima hora... Simplemente nos presentamos a las 10:00 en los pies de la torre (bueno, a las 10:05, que ya se que nunca conseguimos llegar a tiempo pero es que no sabéis lo que me cuesta arrancar al resto de la familia. Y eso que solo somos cuatro, si fuéramos seis o siete...) Al llegar acababan de subir a la torre.
  • SUPERFALLO 1: Olvidamos la mochila para meter a la pequeñaja. Cosa imprescindible cuando vamos a hacer actividades donde no se puede ir cómodamente con un carrito.
  • COMO EVITARLO: Ya tengo la mochila portabebes metida de forma permanente en el coche. Así no habrá más olvidos posibles. 

Pero a lo que vamos, cómo tiene un papi muy fuertote pues... a subir por esa estrechísima escalera tipo caracol con la niña en un brazo y agarrándose a la barandilla con el otro.


Torre de la Illeta

Ese gen de mare patiora que tengo dentro me pedía a gritos solar un "Cógela bien" o un "Ten cuidado, a ver si tropiezas y se cae la niña" y otras frases del estilo. Al final, a pesar de que estos pensamientos revoloteaban nerviosos, peleando por salir decidí que si su fuertote padre la subía por esas inquietantes escaleras no iba a permitir que su pequeñina se le escurriera de los brazos. Así que decidí centrar mi atención en agobiar al niño, que como ya es grande aguanta como un santo el "Agarrate bien, no vayas a caerte", el "No subas (o bajes, según toque) deprisa a ver si tropiezas", el "Hijo, así tampoco. Ves un poco más rápido que nos vas a hacer caer a los demás", o "Si es que me he puesto mal, tenía que haber ido yo delante (o detrás, también según toque) por si se le va el pie". Todo esto a pesar de que la simpática guía afirmara que hasta ahora nunca se le ha caído ningún niño rodando por las escaleras.

La guía nos explicó todo lo concerniente a la torre y algunas leyendas sobre las montañas que nos rodean. La verdad es que me resultó interesante ya que aprendimos cosas que no conocíamos de uno de los emblemas de nuestro pueblo. Mi pequeño viajero, cámara en mano grabó e hizo fotos de las hermosas vistas que teníamos.

  • SUPERFALLO 2: Se nos olvidó nuestra cámara en en coche. Y claro, la del niño... pues no. Si lo que pasa es que no se puede ir con prisas porque siempre nos ocurre algo así. Podíamos haber ido a por ella pero cómo ya era tarde... Así que no tenemos fotos. Lo bueno es que cómo es nuestro pueblo, podemos subir otro mes y hacernos las fotos que nos apetezcan.
  • COMO EVITARLO: Intentar atacarme menos cuando me entran las prisas, ya que soy yo la tiene el dedo pegado al disparador de la cámara y si no estoy yo pendiente de ella...

Voramar de les Escultures
Después la guía nos llevó a conocer la Voramar de les Escultures. Es un pequeño paseo que hay entre la Torre y las ruinas de la Illeta donde se exponen unos paneles explicando datos sobre nuestro litoral y un conjunto de cuatro esculturas dedicadas a la mujer, que han sido donadas por el artista Vicente Ferrero. Lamentablemente solo quedan tres porque unos cafres han arrancado una de ellas dos veces y ya de momento no ha sido repuesta.

Al terminar teníamos la posibilidad de hacer una visita, también guiada, al conjunto arqueológico de la Illeta dels Banyets. La entrada costaba 2 euros por adulto, los peques menores de 7 años no pagan. Así que tras abonar los correspondientes 4 euros entramos a verlo.

La Illeta dels Banyets
A mi pequeño viajero le dí un tríptico donde había un plano de lo que íbamos a ver y ya con eso estuvo ocupado toda la visita. Le encantan los mapas y planos. Disfruta como loco diciéndonos donde estamos y por donde hay que ir. La guía nos estuvo explicando toda la información que habían podido deducir de los 3 asentamientos de pobladores que habían descubierto hasta el momento (prehistórico, íbero y romano). Que todo lo encontrado está en el MARQ de Alicante (otra visita obligada) y que se había perdido muchísimo ya que la exposición al mar había destruido la mayor parte del asentamiento.


Toda la visita duró aproximadamente dos horitas. Así que con esto y un paseo posterior pasamos una mañana de sábado cultural, entretenida y además baratita, que en estos tiempos de crisis se agradece. ¿no?

4 comentarios:

  1. Me parto con el momento "mare patiora", jajaja... me recuerdas tanto a mi, jajaja!!

    ResponderEliminar
  2. Ayer estuvimos en la visita teatralizada en La Illeta. Totalmente recomendable! Muy instructiva y amena. Y a la niña (6 años) se le hizo muy corta (según sus palabras).

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Que guay Ana! Cuanto me alegro de que lo disfrutáseis. Y discúlpame, por algún motivo no me di cuenta de que me habías dejado el comentario.

      Un abrazo.

      Eliminar

Me encanta saber lo que opináis. Así que... no te cortes y déjame tu comentario. :)