viernes, 4 de marzo de 2011

El pantano de Tibi: Visto desde el centro

Hace cosa de un par de semanas me enteré de que el Pantano de Tibi es el más antiguo de Europa, concretamente de 1594. Y buscando información sobre él, resulta que embalsa el agua del río Verde, que tras su paso por la presa pasa a llamarse río Monnegre y que en su desembocadura recoge el nombre de río Seco por su falta de caudal.
¡Que casualidad!
 ¡Si es el río que desemboca en El Campello!


Madre mía, cuanta incultura popular que tengo. Me parecía increíble no tener ni idea de que ese pantano del que había oído hablar embalsa el agua del río que pasa por mi pueblo. Así que era de visita obligada.

La idea era ir por la mañana a la base del pantano para ver la construcción y después de comer acercarnos a la zona central del pantano para ver toda el agua embalsada. Pero como me pasé la salida de la autopista...

Para llegar a esta parte del pantano hay ir por la A-7 que va de San Vicente hacia Castalla.  Cogemos la salida correspondiente a Tibi y al llegar al pueblo, donde hay una rotonda hay que coger la primera salida que entra en Tibi hacia el centro urbano. 
Al entrar en Tibi hay un cruce con un cartel en la parte izquierda. Si no te fijas puedes pasar de largo y equivocarte. (A nosotros nos pasó. Jejeje). Hay que girar a la izquierda y atravesar el pueblo. Está bien indicado, así que se llega facilmente.

La mayor parte de la carretera de acceso tiene un firme que no está mal aunque es estrecha. El último tramo está sin asfaltar y hay unos cuantos socavones. En uno de ellos los bajos de la furgoneta rascaron el suelo. Pero vamos, en general está bastante bien para llegar.

Ya desde la carretera se va viendo el agua del embalse, y en algún punto ya muy cerca podemos ver las dos montañas que forman la garganta donde se ha construido el embalse con el agua y el corte donde está la pared. 
Es una imagen preciosa.

Al llegar allí la peque se había dormido, así que papá decidió quedarse descansando en el coche con ella mientras la abuela, el peque y yo nos acercábamos al agua. 
Se puede bajar bastante bien. Los senderos son estrechos y resbaladizos, pero solo hay que tener un poco de cuidado. 
Si vais con bebés, imprescindible una mochila portabebés para tener los brazos libres para apoyarse si hace falta. 
Mi gen "mare patiora" tenía que aflorar dado que:
campo abierto + niños = batacazo
y claro en este caso puede darse que:
batacazo = chapuzón 
Así que claro, salió de mis labios una retahíla de "Cógeme la mano", "No corras", "Cuidado ahí", "Pisa de esta manera y no te resbalarás", ""Te ayudo?", etc. tanto para el niño como para la abuela. Porque claro, a ver quien tiene más peligro de los dos. Y al final... Pasó lo inevitable.
Me caí yo. 
Yo y solo yo.
Nadie más pegó ni un simple resbalón.

Pero valió la pena. El agua es verde, verde. Pero está limpia. Supongo que debe ser la vegetación que tiene el lecho del río. 
Había varios pescadores cogiendo unos peces enooooooormes. (Que no se qué son porque también mi cultura piscícola es bastante escasa). 
Uno de ellos, muy amable por cierto, nos enseñó lo que había pescado y dejó que mi hijo se hiciera una foto con los peces. Vamos, para él eso ha sido de lo mejor de la visita. 
En general está todo muy limpio, aunque sí vi algo de basura. Supongo que en todos lados hay gente incívica.
Ah, y huele bien. Que me había oído y leído que olia muy mal. Puede que sea porque es invierno y el calor aun no ha causado estragos en la zona, pero la verdad es que se podía estar muy a gusto.

Esto es el borde.
Fíjaros en las ramas del arbol.
Nosotros decidimos comer en Tibi por la pequeña sobre todo. No hay ninguna zona de playa al menos en esta parte del pantano, así que si caían en el agua la profundidad era de bastantes metros ya desde el borde y nos daba un poco de miedo que jugando, jugando tuvieramos que acabar dándonos un baño y con susto. Y claro, los niños querían comer junto al agua. Para evitar tentaciones lo mejor es evitar la ocasión. 
A la una y media nos volvimos a Tibi.

2 comentarios:

  1. Una preciosidad sin duda.. nosotros lo hemos disfrutado mucho, ahora nos queda ver la presa.. bsss

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es muy impresionante, sobre todo por lo angosta que es y lo antigua. Se trata de la presa en funcionamiento más antigua de Europa.

      Un abrazo. :)

      Eliminar

Me encanta saber lo que opináis. Así que... no te cortes y déjame tu comentario. :)