viernes, 2 de septiembre de 2011

Frías, ciudad medieval

La ciudad medieval de Frías
Aprovechando que pasábamos unos días de vacaciones en Espinosa de los Monteros, nuestra anfitriona pensó que nos gustaría conocer la ciudad medieval de Frías. Y la verdad es que acertó de pleno.

Ella sabe que me fascina conocer otros pueblos, conocer sus historias y visitar sus monumentos. Así que me comentó que cerca de Espinosa había un pueblo que le encantaba. Un pueblo pequeño de época medieval con un precioso puente sobre el Ebro, calles empedradas, los restos de una gran fortaleza y una maravillosa iglesia de piedra.

Su origen se remonta a finales del S. IX y resulta que es la ciudad más pequeña de España con 284 habitantes a pesar de que en el S.XVI llegaron a ser más de 6.000 censados.


Desde la carretera, a lo lejos, ya se vislumbraba la silueta de la pequeña ciudad de Frías construida sobre un cerro. En su parte más alta se veían dos torreones: A una esquina la torre del homenaje de la fortaleza y al otro la torre del campanario de la iglesia de San Vicente. 

El río Ebro a su paso por Frías y el área recreativa

Poco a poco, conforme nos acercábamos, la silueta se iba definiendo más y más, hasta mostrarnos una hermosa ciudad con sabor a piedra e historia.

La primera parada la hicimos en el cauce del río Ebro a su paso por Frías. Cosa muy mal hecha, por cierto. Deberíamos haber parado fuera del cauce por si acaso, aunque la verdad es que no estábamos cerca del agua, sino al lado de la carretera. Pero bueno...

Puente medieval sobre el Ebro

Sobre el río existe un gran puente fortificado, que aunque parece ser que su origen es romano se reconstruyó varias veces en la época medieval. Desde el torreón que tiene en el centro, se vigilaba el acceso a la ciudad y se cobraba a los comerciantes por entrar a vender sus mercancías en Frías. Me impresionó mucho lo grande que es. Mide casi 150 metros de largo, y en la arcada más alta llega a una altura de más de 11 metros. Claro, al verlo con la cantidad de agua que hay ahora, parece enoooooorme respecto al cauce a salvar. Pero seguramente, en la época que fue construido la cantidad de agua que corría por allí era muy superior. De hecho en la web de la ciudad hay una foto del puente donde el agua prácticamente llega a la parte alta de los arcos.

Junto al río hay un área recreativa muy chula. Hay mesitas y bancos para hacer un picnic junto al agua. Y también unos columpios para los peques, además de mogollón de sitio para correr y jugar entre los árboles. Me pareció un sitio precioso para pasar el día.



Después de hacernos unas fotos, volvimos a coger la furgo y nos acercamos a Frías. Hay que aparcar en la parte exterior de la ciudad ya que está prohibida la circulación por el casco histórico (a excepción de los residentes, así que son pocos los coches que pasan). Hay un pequeño parking gratuito a la entrada. 

Dejamos el coche, cogimos la mochila, el agua, el portabebés... y nos pusimos a caminar, cuesta arriba por supuesto. Se puede llevar un carrito, pero como la calle está empedrada y en el castillo, por ejemplo, hay escaleras, pues es un poco incómodo. Al menos para nosotros.

Iglesia de San Vicente

Primero nos acercamos a la iglesia de San Vicente. Como ya os he dicho, está en uno de los extremos de la parte más alta de la ciudad y su construcción original también era defensiva, como complemento al castillo. Cuando la vi me pareció que tenía una fachada preciosa. Esta reconstruida con un estilo distinto del inicial pero a mi me gustó mucho. Como estaban en misa esperamos en el jardín que tiene enfrente descansando un poquito, haciendo fotos y contemplando las preciosas vistas que tiene. 

Jardín frente a la iglesia de San Vicente

Cuando acabó el oficio entramos un momento. Pero un momento, porque el sacerdote estaba cerrando. Pero pude ver que también su interior era muy bonito y que conservan un órgano restaurado de 1720, que se utiliza hoy día incluso para hacer unos festivales de música de órgano barroco que atraen a miles de personas a la ciudad.

Luego nos acercamos a ver la fortaleza. Junto a ella está la oficina de turismo donde tienes que comprar una entrada para acceder al castillo. Allí fue donde un chico muy majo nos explicó que Frías no era un pueblo, ni una villa, sino una ciudad. La ciudad mas pequeña de España y la tercera más pequeña del mundo, creo. 

El patio de armas desde la torre del homenaje

La visita por el castillo es libre. Tiene paneles explicativos para que puedas orientarte un poco y una pequeña maqueta de cómo era la fortaleza originalmente. Principalmente quedan los muros exteriores con sus vanos defensivos, las almenas, el foso excavado en la roca y la torre del homenaje, a la que se puede subir y ver las espectaculares vistas. Desde arriba, al mirar directamente hacia abajo, daba un poco de vértigo. Y eso que yo no tengo!

La torre del homenaje vista desde el patio de armas del castillo

Cómo ya era la hora de comer, bajamos por las estrechas calles y paramos en uno de los mesones. No se si sería el hambre, pero comimos de lujo. A mi me pareció que todo estaba buenísimo. Los embutidos, los pimientos rellenos... Además el menú infantil era enorme, así que nos recomendaron un menú para los dos niños (plato enorme de macarrones con tomate y lomo con patatas de segundo).



Después de comer decidimos andar un poquito para bajar la comida. Así que nos acercamos a la zona de las casas colgadas. Son una serie de casas de dos o tres plantas que tienen su entrada a la altura de la calle, pero todas poseen una o dos plantas subterráneas excavadas directamente en la roca.  De forma que solamente puede verse la altura real de las casas desde la zona sur del pueblo. Según vimos en una maqueta en el castillo, parece ser que existía una especie de callejuela o pasadizo que recorría casa por casa por su zona más profunda.

Las casas colgadas

Junto a estas casas hay un pequeño parque infantil. Zona de parada obligatoria, por supuesto. Allí estuvimos un buen ratito jugando con los peques y descansando. Porque eso sí, descansar hemos descansado. Que las vacaciones no son para estresarse. Jejeje.

Antes de volver a Espinosa nos quedaba visitar otra cosa: La ermita de Nuestra Señora de la Hoz y el puente romano que hay cerca de ella. Es una ermita preciosa que hay en Tobera, a unos kilómetros de Frías. Está cerca de la carretera, junto al río Molinar. 

El puente romano sobre el río Molinar y la ermita de Ntra. Señora de la Hoz

Parece ser que por allí pasaba la calzada romana (ahora están intentando recuperarla, así que el acceso está limitado. Hay vallas y zonas acordonadas por la restauración, supongo). Esta ermita balconada medieval solo puede verse por fuera. Servía de hospedería a los peregrinos que iban de camino a Santiago. 

La cabrita paseando por la calzada romana

Estando allí apareció una cabra, que hizo las delicias de mi hijo. Nos iba siguiendo comiendo hierba sin parar. Estuvo muy guay. 

Hay un camino peatonal que puede cogerse desde allí que sigue el recorrido del río y sus saltos de agua. Desde la ermita puede verse la cascada del río que surge de la montaña del otro lado de la carretera. 




Nosotros no pudimos pasear junto al río. Carla estaba en el coche con papá, dormida. Así que decidimos que ya era hora de tomar el camino de vuelta a Espinosa de los Monteros. 


Cascada del río Molinar
Cascada del río Molinar



















Nos quedaba un buen ratito para llegar hasta el pueblo y claro, al día siguiente había que levantarse para visitar muchas más cosas.




5 comentarios:

  1. ME INTEREZA DE SOBRE MANERA COMUNICARME CON LAS AUTOPRIDADES DE FRÍAS YA QUE SOY AMERICANO Y DE APELLIDO FRÍAS Y ES UNA Tradición FAMILIAR SER DESCENDIENTES DE LOS DUQUES DE FRÍAS O DE LOS QUE SE LES OPUSIERON. ME INTERESA SABER LA VERDAD QUE YACE HACE MÁS DE 400 AÑOS en un pueblo tan pequeño. En américa sabemos lo que somos y puede resultar interesantes para algún godo. Estoy dispuesto a conversar. Atte., Rodrigo FRIAS

    ResponderEliminar
  2. ME INTEREZA DE SOBRE MANERA COMUNICARME CON LAS AUTOPRIDADES DE FRÍAS YA QUE SOY AMERICANO Y DE APELLIDO FRÍAS Y ES UNA Tradición FAMILIAR SER DESCENDIENTES DE LOS DUQUES DE FRÍAS O DE LOS QUE SE LES OPUSIERON. ME INTERESA SABER LA VERDAD QUE YACE HACE MÁS DE 400 AÑOS en un pueblo tan pequeño. En américa sabemos lo que somos y puede resultar interesantes para algún godo. Estoy dispuesto a conversar. Atte., Rodrigo FRIAS

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Buenos días Rodrigo:
      Yo solamente he estado en Frías unas horas de visita y no conozco nada relativo a su historia ni a sus orígenes más allá de lo expuesto en el artículo. Por lo que te aconsejo que te pongas en contacto directamente con el ayuntamiento de Frías o con su oficina de turismo que serán quienes puedan ayudarte con la información que buscas. La página web es esta: http://www.ciudaddefrias.es

      Un saludo.

      Eliminar
  3. De que fecha son estas fotos?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola:
      Estas fotos fueron tomadas en julio de 2011. Un saludo. :)

      Eliminar

Me encanta saber lo que opináis. Así que... no te cortes y déjame tu comentario. :)