domingo, 18 de diciembre de 2011

La Casa de Santa Claus en Alicante

En la entrada de la casa.
Mis peques de 7 y 2 años todavía creen en Santa Claus y en los Reyes Magos. Así que cuando supe que Santa se había hecho una casita en Alicante, decidí que no podía dejar pasar la oportunidad de que Marco y Carla le dieran su carta.

Yo quería acercarme antes del 24, más que nada porque después ya no tenía mucho sentido que fueran a llevarle la carta y a pedirle los regalos. Más bien correríamos el riesgo de que el pobre Santa recibiera algún reproche por parte de mi hijo si resulta que al final no le gusta lo que le trae en Navidad.

De todos modos estarán allí hasta el día 8 de enero de 2012. Los fines de semana el horario para ver a Santa Claus es ininterrumpido de 10:00 a 20:00h, pero los hinchables y los talleres parar sobre las 14:00h para comer y vuelven a empezar sobre las 16:00h. En cambio, entre semana Santa recibe a los niños de 10:00 a 14:00 y de 17:00 a 20:00h.


Total, que ayer por la mañana los niños, mi amiga N. y yo cogimos la furgoneta y pusimos rumbo al parque de La Ereta de Alicante, que está junto al Castillo de Santa Barbara. Al llegar, que debían ser las 12:30, no había sitio para aparcar junto al parque y además subía mucha gente andando. Por tanto lo más lógico era pensar que la cola sería considerable.

Esperando, carta en mano, para hablar con Santa Claus.


SOLUCIÓN: Irnos a dar una vuelta por el centro, comer algo y volver sobre las tres de la tarde cuando la gente se ha ido a comer.

Efectivamente. Volvimos sobre las 15:30h. con aparcamiento de sobra y Santa solito en casa.

¡¡¡SANTA CLAUS!!!

Aparcamos el coche y nos dirigimos paseando hacia la entrada del parque de la Ereta. Nada más cruzar la puerta vimos La Casa de Santa Claus. Al acercarnos a la entrada un simpático elfo con guitarra se acercó a nosotros a charlar con los niños los invitó a entrar a ver a Santa.

- Ponte junto al pozo, cierra los ojos y pide un deseo.

El hogar de Santa Claus tiene un gallinero con algunos animales, un huertito y un pozo de los deseos donde según nos dijo su altísimo ayudante podíamos echar la carta y pedir un deseo. La casita es chiquitina pero muy acogedora. Una entradita con chimenea, árbol de navidad y una mesita y la habitación de Santa Claus donde tiene su cama, otro árbol junto al que se sienta a conversar con los peques y un montón de regalos.

Cafetería y puesto de comida y recuerdos.

Cómo no había nadie Marco y él estuvieron hablando unos minutos tranquilamente. De hecho podrían haber estado conversando más, pero según el niño: 

- "Yo ya le había dicho todo lo que le quería decir". 


Hinchables a la sombra del Castillo de Santa Barbara

A la peque le impresionó más y tuve que acercarme con ella al brazo. A pesar de ello, al final se despidió de Santa Claus y le dio un besito. 

Echamos la carta en el pozo de los deseos y nos acercamos a la zona donde estaban los hinchables. Empezaban a partir de las 16:00 y aprovechamos para tomarnos un cafelito. 

El otro hinchable y la colchoneta con la casa de Santa al fondo.

Los talleres y los hinchables sí son de pago. Les ponen a los niños una pulserita que cuesta 4€ y ya pueden jugar todo lo que quieran. Hay unos puestecillos, dos hinchables, una colchoneta, una ludoteca cubierta con una piscina de bolas chiquitina, tobogan y varios balancines. Además pueden dibujar y hacer un par de talleres. Hoy tocaba calcetines navideños de fieltro y galletas decoradas. Los peques han hecho sus calcetines, pero las galletitas no porque se hicieron las 18:30 más o menos y hacía un frio...

La ludoteca

Así que nos fuimos para casa, disgustadillos porque no querían irse, contentos a la par que cansados de tanto jugar y super emocionados por haber hablado con Santa Claus:

- Papá, Santa Claus me ha dicho que le ponga leche y galletas de chocolate junto al árbol. Es que dice que es muy goloso. Ah, y lechuga para los renos.

2 comentarios:

  1. bueno bueno que os lo pasasteis genial... y disfrutaron de lo lindo.. me alegro muchísimo

    ResponderEliminar
  2. Sí, si. La verdad es que los peques lo pasaron muy bien, a pesar de algún mosqueillo del mayor. No se querían volver a casa. :)

    ResponderEliminar

Me encanta saber lo que opináis. Así que... no te cortes y déjame tu comentario. :)