martes, 15 de abril de 2014

Las crónicas de Buffalo: aventuras y desventuras de un Bugaboo

Capítulo 1: El encuentro.

El pasado viernes quedé con mis amigas B. y N. para tomarnos un aperitivo en mi casa y charlar un rato. Aun no habíamos comenzado cuando un camión aparcó frente a mi puerta. Nada más verlo, lo supe. Era él. Se acabaron los largos días de espera. Se terminó el estar con el alma en vilo pendiente del sonido del timbre, de una llamada... Al fin había llegado. Buffalo estaba ya con nosotros.

—Hola. ¿Mª José Planelles? 
—Sí, soy yo.
—Le traigo unos paquetes. Firme aquí.

Estampé mi rúbrica sobre el papel y despedí al mensajero. Entré las cajas muy cuidadosamente y las coloqué en un rincón. Pensé: "Aquí estará seguro".

Me moría de ganas de abrirlas. Necesitaba verle desesperadamente. Pero las prisas nunca son amigas de nadie, así que decidí que era mejor esperar a que estuviésemos toda la familia. Además, de este modo podríamos inmortalizar juntos el momento.

—B, ¿te acuerdas cuando te dije que había diseñado un moodboard para un concurso de @madresfera y Bugaboo España? ¿Ese que era para conseguir un carro para César?
—Aaaah, sí. Me acuerdo que te voté. Y le dije a E. que también lo hiciera.
—Pues... ¡me eligieron! ¡Soy una de las seis blogueras seleccionadas! ¡#soyembajadordelcolor! Aquí dentro está el carrito. —dije señalando las cajas— Se llama Buffalo, Bugaboo Buffalo.
—¡Que guay! ¿Y ya es para ti?


—No, que va. Aun no. El lunes comienza la segunda fase del concurso en la que tendremos un mes para realizar el #testingbugaboo
—Y... ¿En que consiste exactamente?
—Tenemos un mes para probarlo. Durante las tres primeras semanas, tendré que subir, al menos, dos post en mi blog contando nuestra experiencia con él. Además de subir otro par de imágenes como mínimo a un apartado de la web de madresfera denominado "Mi diario de testing". Tanto las imágenes como los post tengo que compartirlos a través de mis perfiles en las redes sociales. Y la gente podrá votar las imágenes que le gusten. La última semana haré un vídeo contando la experiencia.
—Entonces, gana quien más votos tenga.
—No, la elección la hace un jurado. Ellos elegirán los tres mejores videopost, pero tendrán en cuenta tanto las votaciones de la gente como la elaboración de los diarios. Así que... os voy a dar la lata, pero bien. Quiero quedarme con Buffalo. Me encanta, es chulísimo, y encima me viene genial porque Carro tiene ya diez años y está hecho polvo.

Hacía tiempo que no nos habíamos juntado y estuvimos un rato más de cháchara. Después cada una se marchó a seguir con sus tareas. Era un viernes repleto de cosas que hacer: cole, compras en el super, cumpleaños, clases particulares del mayor... Y la mañana siguiente no estaba menos ocupada. De modo que tuvimos que esperar al sábado por la tarde para poder montar a Buffalo.

Ese sábado, hacía un día muy bueno. Como las tardes ya se alargan, aprovechamos para dar un largo y agradable paseo de despedida con Carro. En un rato iban a comenzar sus vacaciones, o quien sabe si su más que merecida jubilación. Llegamos a casa, dejé a Carro en un lado y saqué los paquetes al patio. Allí estábamos todos: papá, Marco, Carla, Cesar, N, la iaia y yo. Cogí un cúter y me dispuse a abrir los precintos. Estábamos emocionados. Carla no paraba de dar brincos. Llevaba dos días contándole a todo el que quisiese escucharla que teníamos a Buffalo en casa. Abrí cuidadosamente las cajas y fui sacando las piezas una a una. Busqué el manual entre las bolsas. En él, la familia Bugaboo nos indicaba como montarlo correctamente y como cuidarlo. Sé que debería haberlo leído primero en su totalidad, pero no pude. Las ganas de verlo ya listo con ese precioso color rojo que se ve a kilómetros y que me transmite tanta energía pudieron conmigo. Además, era tan sencillo...

Puse las ruedas en el armazón, amarré el cestillo, coloqué la silla en el chasis, metí las varillas en la capota roja, puse la capota a la silla y, con un simple "clac", uní la silla a las ruedas. Allí estaba Buffalo. Tan alto, tan robusto, tan versátil, tan moderno, tan rojo, tan... Su sola presencia parecía llenar el patio. Carla se subió en cuanto pudo. Lo empujaba, ponía y quitaba la capota, se subía, se bajaba, se volvía a subir... Estaba tan contenta... A los cinco minutos el pobre Buffalo ya tenía marcadas las huellas de los pequeños zapatos de Carla por todos lados. Pero no importaba, un trapito húmedo o una toallita de bebé y volvía a lucir impecable.



Era el momento de coger a César y presentarle a Buffalo. Él iba a ser su infatigable compañero durante las próximas semanas. "¿Se gustaran?" Cuando senté a César sobre Buffalo, se sintió extrañado. Debió pensar: "Aquí pasa algo... Este no es Carro. Es distinto..." Le abroché el cinturón de cinco puntos, le puse el arco protector y observé. Lentamente, una sonrisa picarona asomó en su rostro. Sí, le gustaba su nuevo amigo.

¿Qué aventuras correrán a partir de ahora los nuevos compañeros? ¿En que situaciones se verá envuelto Buffalo? No te pierdas el próximo capítulo de... Las crónicas de Buffalo.

Añadir leyenda

Si te ha gustado el relato y quieres echarme una mano para que Buffalo pueda seguir viviendo toda clase de aventuras con nosotros, pincha en este enlace o en la imagen y dame tu voto. Ah, y si me dejas un comentario o lo compartes... ¡¡¡mejor que mejor!!! Un millón de gracias por adelantado. :)

post patrocinado

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Me encanta saber lo que opináis. Así que... no te cortes y déjame tu comentario. :)