jueves, 22 de septiembre de 2016

No quiero perderme, ni que ellos se pierdan, los sonidos de la vida

Hace ya más de una semana que los peques comenzaron el cole y parece que todo empieza a normalizarse. El tema de los libros de texto ya está más o menos controlado, el material escolar también, ya tenemos claro que en octubre comenzarán los peques con la jornada continua (¡¡¡¡Bieeeeeen!!!!) y la ropa... pues ya iremos viendo lo que falta conforme vayan necesitando. Que todo a la vez... Así que bueno, parece que toda la vorágine del inicio de curso ya comienza a perder fuerza, la cosa se va relajando. 

Pero, ahora que las carreras a las librerías, las listas interminables, los cientos mensajes del whastapp de la clase con dudas y consultas, las enormes colas para comprar (y para devolver)... Ahora que todo esto va llegando a su fin, es el momento de otra fase muy importante de la vuelta al cole, a la que muchas veces no le damos la importancia que se merece. Ahora, es el turno de las revisiones.

A todos nos preocupa mucho la salud de nuestros peques y, también, que les vaya bien en el colegio y/o en el instituto. Pero lo que no nos damos cuenta es que alguna veces los dos temas pueden estar muy relacionados. En los centros de salud, se hace una revisión médica antes de empezar infantil (sobre los 3 años), antes de empezar primaria (sobre los 6) y antes de empezar la ESO (sobre los 12). Al menos, por aquí es así. Y de echo, una copia del informe médico de esta revisión ha de entregarse en el correspondiente centro escolar. Pero yo creo que entre una revisión y otra pasa mucho tiempo, y puede ocurrir que a lo largo de esos años se desarrolle un problema en la vista o el oído que pase desapercibido sin que nos demos cuenta. Y eso que a la vista le solemos hacer más caso, pero... ¿Sabías que más del 50% de la población nunca se ha hecho una revisión del oído? Y como bien dice la OMS, debemos cuidar nuestros oídos, prevenir, escuchar sin riesgos... Si pierdes la audición, no la recuperas, y los sonidos de la vida están para disfrutarlos.


Cuando algún niño tiene dificultades en el aprendizaje o en el seguimiento de las clases, es algo que siempre hay que valorar. Tendemos a pensar que el problema está en que no atienden, en que se despistan, en que "no escuchan"... Pero, ¿y si realmente lo que ocurre es que no escuchan de verdad? ¿Y si el problema es que necesitan unos audífonos digitales que les permitan seguir correctamente las explicaciones? Cuando un niño o una niña, sobre todo si son pequeños, empiezan a perder audición y tienen dificultades para oír lo que hacen es dejar de prestar atención. Ellos no te van a decir que no oyen o no ven, porque no son conscientes de ello. Simplemente, desconectan. Y como desconectan, el rendimiento escolar va bajando.

No somos conscientes de lo delicados que son nuestros oídos y que muchas cosas que hacemos, y otras muchas a las que estamos expuestos, contribuyen a que a veces se vean afectados. Algo tan simple como escuchar música de forma continuada y con un volumen excesivo puede ser muy perjudicial. Y hay gente que no lo sabe pero, algunas otitis pueden llegar a complicarse mucho y provocar perdida de audición. Y lo sé por experiencia. Lo he vivido en mi propia familia. Hay que estar muy atentos con estas infecciones en los niños, sobretodo cuando son recurrentes, y seguir siempre las indicaciones de los pediatras. He encontrado en youtube este pequeño vídeo que podéis enseñar a los peques para vean lo que podemos hacer para cuidar nuestros oídos.


Yo, ahora mismo, ando metida de lleno con las revisiones. Carla tiene programada la próxima semana una revisión de la vista. Tiene dificultades en el cole, de echo el curso lo ha pasado justito, justito. Y tras hablar con su tutora y el resto de profesores todos coinciden que no es un problema de capacidades, así que va a empezar este curso con apoyo y con las revisiones pertinentes para descartar que haya otras dificultades. En nuestro caso vamos a empezar por la vista y seguiremos a partir de ahí. Por si acaso. Hay que comprobar que no haya ningún problema de fondo que contribuya a que le cueste más llevar la clase. Lo más probable es que nos digan que esté todo bien y que el tema sea otro. Pero... y si resulta que no es así. No es la primera vez que escucho eso de... "si lo que le pasaba al nene es que no oía bien" o la típica... "Madre mía. Si es que con lo que tiene era imposible que viese la pizarra" 

Y ya que estamos, tampoco nos vendría mal revisarnos a los mayores (sobre todo si pasamos de los 50). Que yo no se que pasa, pero parece que nos de miedo y al final lo vamos dejando, lo vamos dejando... Total, que cuando queremos darnos cuenta el problema es ya mayor. Con lo fácil que es hacernos revisiones periódicas. Si es que encima son gratuitas... Pero en fin, la vida nos absorbe y nos auto-convencemos de que a nosotros no nos va a pasar. Yo la primera. En fin, creo que voy a tener que ponerlo en práctica yo misma y dejar de decirme que ya iré. He de confesar que suelo hacerme mirar la vista, pero la verdad es que del oído hace años que no me hago una revisión a fondo. Y teniendo los antecedentes familiares que tengo, con tres personas es mi familia más cercana con perdida de audición, no estaría de más ¿verdad?



¿Y tu? ¿Qué crees? ¿Tu te revisas el oído? ¿Y la vista? ¿Les haces revisiones periódicas a los peques? Podéis dejarme un comentario más abajo contándome lo que queráis. Yo os responderé. No olvidéis que los blogs se alimentan de vuestras interacciones. Comentar, compartir, decir que os gusta... Todo eso es lo que nos ayuda a crecer y seguir en la brecha. ;)

Si no quieres perderte nada puedes seguirme a través de las redes sociales o suscribirte a mi boletín semanal. Cada fin de semana recibirás en tu mail "Las aventuras de con los niños en la mochila". Para suscribirte solo tienes que hacer clic en el enlace de abajo. Y si te ha gustado el post... ¡ayúdame a difundirlo! Puedes compartirlo usando los botones que tienes a la izquierda.




¡Hasta el próximo post! :)


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Me encanta saber lo que opináis. Así que... no te cortes y déjame tu comentario. :)