Ibiza con niños: Que ver en 2 días y pico


Esta pasada Semana Santa decidimos aprovechar los días que el papi tenía vacaciones para hacer una escapada a Ibiza con niños. En principio no pensábamos salir de vacaciones. Este año tenemos un poquito más complicado el tema, tanto económico como de tiempo, así que nos íbamos a quedar en casa. La idea inicial era hacer alguna de las rutas con niños que tengo en mi libreta pendientes, pasar el día en un área recreativa… La casualidad y/o el destino nos hicieron cambiar de opinión. Pero mejor os lo cuento desde el principio.

Hace ya un par de meses se presentó en sociedad la Comunidad Valenciana Travel Bloggers. Se trata de una asociación que se ha creado como punto de unión de los bloggers de viaje de la Comunidad Valenciana.

Por supuesto, en cuanto me enteré de que el proyecto estaba en marcha, nos hicimos socios. La cuestión es que se hizo la presentación en Benidorm, en las instalaciones de Invatur (Instituto Valenciano de Tecnologías Turísticas), y siendo tan cerquita no me lo podía perder.

Quedé con mi amiga Lou, de Con niños y equipaje, y para allí que nos fuimos. La verdad es que fue una mañana fantástica en la que aprendimos un montón y, sobretodo, en la que pude poner cara por fin a muchos compañeros a los que seguía por las redes. Durante el transcurso de la presentación, se hicieron unos sorteos en colaboración con patrocinadores del evento. La Diosa Fortuna hizo que me tocasen unos billetes para viajar con Baleària a las islas Baleares.

Ibiza con niños

¡Con las ganas que tenía yo de hacer un viaje a Ibiza con niños!

¿Cómo íbamos a dejar pasar la oportunidad? Total, que consulté los horarios de los Ferris y decidimos que nos escaparíamos a Ibiza en Pascua. Saldríamos el jueves y volveríamos domingo. Era poco tiempo, pero intentaríamos aprovecharlo al máximo.

Ahora había que encontrar un alojamiento baratito para pasar las tres noches en plena Semana Santa. La verdad es que pensaba que nos iba a salir muy caro. Ibiza es un destino muy solicitado y siendo temporada alta… Una vez más, tuvimos mucha suerte. Buscamos en booking y encontramos un apartamento para 6 personas en Santa Eulària des Rius por unos 325€. Y que además tenía muy buenas críticas. Vamos, un chollazo. Se llaman Apartamentos Bahía.

La única pega que les encontramos es que era complicado encontrar aparcamiento cerca. Entre que había calles cortadas por las procesiones, que estaba en una zona peatonal y que la zona cercana estaba en obras… Pero vamos, que nos apañábamos bien. El papi nos dejaba cerca del apartamento y luego iba a buscar donde aparcar la furgo.

Ibiza con niños

Claro, que no os lo había dicho. Que nos llevamos la furgo a Ibiza. En el Ferri de Baleària puedes llevarte tu vehículo y, teniendo en cuenta todo lo que queríamos ver, era imprescindible llevárnoslo.

Nosotros no habíamos viajado nunca en barco. Lo máximo que habíamos hecho con los peques era ir de excursión a la isla de Benidorm. Así que, como os podréis imaginar, fue toda una experiencia para todos. Los peques estaban super emocionados. La verdad es que el trayecto fue muy, pero que muy cómodo. Estuvimos paseando por las diferentes cubiertas, jugaron un rato en la zona infantil, vieron una actuación de magia… ¡Y se durmieron! Tanta emoción y madrugar les pasó factura. Ya os contaré con todo detalle nuestra experiencia con Baleària en un post.

Ibiza con niños

El Ferri salía de Denia por la tarde, a las 17:30h, así que llegaríamos a nuestro apartamento ya a hora de cenar. Así lo hicimos. En cuanto desembarcamos en Ibiza, pusimos el Google Maps en el móvil y pusimos rumbo a nuestra casita. Había que cenar y dormir, que al día siguiente nos esperaban un montón de aventuras.

Ibiza no es muy grande, así que yendo en coche todo queda bastante cerca. Nuestros trayectos entre un punto y otro, durante toda la escapada, eran de unos 30 minutos como mucho. Así que pudimos aprovechar un montón los dos días y poco que estaríamos allí.

Yo había estado recopilando algo de información sobre qué ver en Ibiza con niños, pero realmente fueron unos amigos que conocían muy bien la isla los que nos orientaron y nos dijeron qué cosas no nos podíamos perder en esta primera escapada. ¡Un millón de gracias!

Como el ferry Dénia – Ibiza de Balearia llegaba a la isla a las nueve de la noche, sabíamos que ese primer día no lo podíamos aprovechar para visitar la isla. Decidimos ir a Dénia por la mañana y comer allí. De este modo, a sobre las cuatro de la tarde estábamos ya en el puerto, listos para embarcar. Estábamos todos super emocionados. Cuando llegamos a Ibiza, nos fuímos directamente al apartamento. La idea era instalarnos, cenar y dormir. Así podríamos levantarnos tempranito y aprovechar bien el día siguiente.

Ibiza con niños


¿Qué ver en Ibiza con niños en 2 días y pico?

– Día 1 –

Nos levantamos sobre las ocho de la mañana dispuestos a recorrer la isla. Desayunamos, preparamos unos bocatas, agua, fruta, algunos snacks… Lo metimos todo en la mochila y nos pusimos en marcha.

Dalt Vila:

Ibiza con niños
Lo primero que queríamos visitar era Dalt Vila, la zona amurallada del casco antiguo de Ibiza. Sobre las 10:30 de la mañana estábamos ya aparcados en la localidad. Siguiendo las indicaciones que nos habían dado, nuestra intención era hacer el recorrido hasta la parte alta de Dalt Vila subiendo a través de los túneles para luego bajar callejeando. Buscamos la oficina de turismo, pero resulta que están remodelando la plaza en la que estaba, así que solo queda la situada en lo alto de Dalt Vila. Menos mal que preguntando se va a todas partes y una chica muy amable nos indicó por donde subir a Dalt Vila. La casualidad hizo que precisamente hiciésemos el recorrido tal y como lo teníamos previsto. Subimos atravesando los túneles, cosa que encantó a los peques. Mientras subíamos, fuimos parando en algunas plazas y miradores para disfrutar de las maravillosas vistas.


Parque Natural Ses Salines:

Ibiza con niños

A la hora de comer nos fuimos hacia el parque natural de Ses Salines. Al ser la primera vez que lo visitábamos, nos perdimos un poco y realmente no fuimos a la cala que teníamos previsto. Pero eso no importó demasiado. Vimos la enorme montaña de sal que había entre las lagunas y a varios coches que se metían por el camino que iba hacia ella, así que decidimos aventurarnos por allí. Estuvimos conduciendo un ratito junto a las enormes lagunas. Había un montón de flamencos, pero estaban muy lejos para verlos bien.

Ibiza con niños

La carretera terminaba en otra playa de cantos rodados en la que había un bar/restaurante/chill-out llamado Experimental Beach, al que no dejaba de llegar gente. Ya que estábamos allí y el hambre apretaba, aprovechamos para ver la playa, disfrutar del inmenso azul, comernos los bocatas y ver un montón de lagartijas de las Pitiusas que se movían entre los arbustos de la playa.


Cala de Ses Salines:

Ibiza con niños

Queríamos acercarnos a ver esta cala, pero al llegar vimos que no había mucho sitio para aparcar. Según contaba una guía de playas y calas de Ibiza que llevábamos, se trata de una de las calas más famosas de Ibiza, a la que van famosos y celebrities. Al final, sólo pudimos parar un momento junto a la carretera para ver lo bonita que era y hacer alguna foto.


Torre de Sa Sal Rossa:

Ibiza con niños

Había leído en un post de Ibiza Family Magazine que dentro del parque natural estaba la torre de Sa Sal Rossa o Torre d’es Carregador. Se trata de un torreón que servía para vigilar la costa y avisar cuando había algún ataque de piratas. Ellos habían estado de excursión con sus peques y me parecía un lugar muy chulo para verlo con los nuestros. Así que nos acercamos hasta allí. Aparcamos el coche muy cerquita de la torre. Nos acercamos hasta ella y nos hicimos unas fotos. Luego volvimos al coche dando un pequeño rodeo bordeando la playa y pasando por delante de las tradicionales casetas varadero de la cala de sa Sal Rossa.


Puerto Marina Botafoch:

Ibiza con niños

Después de la excursión, y como aún nos sobraba algo de tiempo, nos volvimos a Ibiza. Queríamos acercarnos a la zona del puerto de Marina Botafoch. Desde aquí, las vistas de Ibiza y especialmente de Dalt Vila son muy bonitas.


Atardecer en Cala d’Hort:

Ibiza con niños
Algo que no nos queríamos perder eran los atardeceres sobre el mar. En alguna ocasión os he contado que ver atardecer o amanecer en familia es una experiencia muy chula. En El Campello podemos ver amaneceres sobre el mar, pero las puestas de sol son sobre las montañas. Así que verlo sobre el mar iba a ser algo nuevo. Nos recomendaron acercarnos a Cala d’Hort para disfrutar de una espectacular puesta de sol con las islas de Es Vedrà y Es Vedranell de fondo. Fue realmente precioso.

Una vez habíamos disfrutado de nuestro atardecer, nos subimos de nuevo a la furgo y nos marchamos hacia el apartamento a cenar y dormir. Había sido un día muy intenso y aún nos esperaba otro igual.

– Día 2 –

El segundo día nos levantamos un poco más temprano. Queríamos visitar el mercado hippy de Las Dalias y no sabíamos la gente que nos encontraríamos y si podríamos aparcar. Así que sobre las nueve y algo de la mañana estábamos ya en Sant Carles.

Cala Llenya:

Ibiza con niños
Cómo llegamos tan pronto, todavía había mucha gente montando los puestos. Vimos que había parking, así que no tendríamos problemas para aparcar. Y además el mercadillo estaba junto a la carretera, fuera de la zona urbana del pueblo. Total, que decidimos ir a explorar un poco y acabamos en Cala Llenya. Fue un rato muy divertido. Los peques cogieron conchas, jugaron con la arena, el papi se bañó en el agua fresquita…


Mercado hippy de las Dalias:

Ibiza con niños

Sobre las diez y media, o así, llegamos de nuevo a Las Dalias. Dejamos el coche en el parking y nos dimos una vuelta por allí. Había un montón de puestos de todo tipo: ropa, libros, cuadros, abalorios… Incluso algunos bares. Está muy chulo. Ponen música y hay mucho ambiente. Además, resulta que el este mercado trabajan un par de chicas que son familia de unos amigos.  Así que, ya que estábamos por allí nos acercamos a conocerlas.

Ibiza con niños

Patri, tiene un puesto de ropa para niños muy chula. Tanto, que no pude resistirme a comprarles algo. Carla y César estaban encantados con su nuevo look. También conocimos a Marta, hermana de Patri. Ella tiene una tienda de ropa de algodón orgánico y bambú llamada Maktub Ibiza.


Ruta al faro de Moscarter:

Ibiza con niños
Y tratándose de nosotros, no podíamos dejar de hacer alguna pequeña ruta. Tras perdernos inicialmente y descubrir lo increíblemente útil que es wikiloc, hicimos la pequeña y espectacular ruta que va desde la cala de Portinatx hasta el faro de Moscarter, bordeando los acantilados. Es una ruta de nivel medio que puede hacerse con niños, pero hay que tener mucho cuidado con ellos. En las zonas cercanas al acantilado, siempre de la mano y con mucha precaución. La ruta completa es circular, pero nosotros sólo hicimos este tramo ida y vuelta.


Puig de Missa:

Ibiza con niños
Estando alojados en Santa Eulària des Rius, teníamos que acercarnos, aunque fuese rápidamente, a visitar el conjunto arquitectonico monumental de Puig de Missa. Se trata de un pequeño y antiguo núcleo urbano, con una iglesia fortificada del siglo XV, situado en lo alto de un montículo de 52m. Desde arriba las vistas de la localidad y del mar son preciosas.


Atarceder en Kumharas:

Ibiza con niños
Algo muy popular en Ibiza es ver atarceder en algunos de los cafés chill-out que hay en la playa. Nosotros escogimos ir a Kumharas, que está situado en Sant Josep de Sa Talaia. Ver el atardecer desde esta playa fue realmente espectacular. Después nos sentamos a tomar algo mientras los peques jugaban un ratito con las piedras y el agua. El bar estaba muy bien y las vistas eran realmente geniales. Eso sí, tened en cuenta que la zona y las vistas se pagan.

Ibiza con niños

La única pega que vi a la zona, que no al Kumharas, es que en este pequeño paraiso, desgraciadamente, también hay gente incívica que no piensa en los demás. Y es que la playa de piedras que había frente al bar estaba algo sucia, sobretodo, por culpa de quienes no creen que deben recoger los “regalos” que dejan sus mascotas. Los animales no son responsables de ello, hacen lo que deben hacer. Somos sus dueños quienes debemos ser responsables y cuidar todos los aspectos referentes a nuestras mascotas. Y principalmente este, cuando los llevamos con nosotros a cualquier sitio.


Cena en Can Caus:

Ibiza con niños

Aunque la idea general era comer y cenar en el apartamento o de picnic, para ahorrar un poco, teníamos un par de recomendaciones de bares y restaurantes que queríamos probar. La primera de ellas era el restaurante Can Caus. Se trata de un conocido asador en Santa Gertrudis, en el que tomar carnes. Ibamos sin reserva, pero tuvimos la suerte de tener sitio en la zona de la terraza cubierta. Había muchísima gente cenando. La verdad es que no teníamos demasiada hambre, lo que fue una pena, porque la comida estaba buena.

Una cosa que nos resultó curiosa es que cuando pides una parrillada grande, para compartir, te traen una pequeña parrilla a la mesa. Así, se va terminando de hacer la carne y se mantiene calentita todo el tiempo.

Ese día llegamos al apartamento bastante tarde, y con los peques durmiendo. Nos quedaba un lugar por visitar antes de volver a casa, así que recogimos todo más o menos antes de acostarnos. De este modo, a la mañana siguiente no perderíamos tiempo y podríamos aprovechar el rato antes de coger de nuevo el ferry de Baleària.

– Día 3 –

Amanecer en Santa Eulària:

Ibiza con niños
Ya que habíamos visto el atardecer, no podíamos perder la oportunidad de ver también un amanecer. Así que madrugamos un montón. Sobre las 7:15 estábamos recorriendo la playa que había frente al apartamento. Fuimos caminando hasta el extremo opuesto del paseo marítimo. Desde allí, el amanecer era una auténtica pasada. De hecho, al final de la playa, se distinguía un grupo de personas más madrugadoras que estaban cantando, bailando mientras amanecía. Así que nosotros también nos acercamos hasta allí. ¡Fue genial!

Desayuno en el Bar Costa:

Ibiza con niños
Como ya teníamos todo preparado, subimos las cosas a la furgo y nos acercamos de nuevo a Santa Gertrudis. Nos habían hablado de un bar que era famoso por sus bocadillos y por lo pintoresco del local llamado Bar Costa. Buscamos por internet y vimos que, como los bares de pueblo de toda la vida, abría sobre las 8 de la mañana. Así que nos acercaríamos a desayunar allí.

El bar era una pasada, e ir a desayunar fue un auténtico acierto. El bar está cerca de la plaza de la iglesia de Santa Gertrudis, que es muy bonita. Cuando llegamos, vimos que había muy poca gente en el local. Preguntamos sí podíamos sentarnos en el interior y nos dijeron que por supuesto, que donde quisiéramos. Así que… ¡Fantástico! Dentro, había tres salas diferentes con las paredes llenas de cuadros, algunas esculturas y chimeneas para el invierno. Nosotros nos sentamos en un rincón de la sala central, que estaba presidida por una gran chimenea circular de hierro. Como no había nadie más, pudimos verlo todo super bien y hacer fotos tranquilamente.

Ibiza con niños

Según dicen, este era un típico bar de trabajadores del campo. En los 70 llegó el movimiento hippy a la localidad y el bar se hizo muy popular entre ellos. El dueño llegó a un acuerdo con algunos artistas que allí iban a comer, para que le pagasen con cuadros. Estos cuadros se iban colgando en sus paredes y se vendían a los turistas.

Dado que una de sus especialidades es el pan caliente con tomate y serrano, eso fue lo que pedimos para desayunar. En lugar de en bocata, en tostadas. Además, como estaban muy ricos, nos llevamos algunos bocatas de jamón, chorizo iberico y cecina para comer luego en el barco.


Paseo por Santa Gertrudis:

Ibiza con niños
Tocaba poner rumbo al puerto, a las 11:00h teníamos que estar allí para embarcar. Pero aún nos sobraban unos minutitos. Así que nos dimos un pequeño paseo por la plaza de la iglesia y las calles aledañas, mientras buscábamos un horno. Nos habían recomendado también probar el Flaò, un postre tradicional de Ibiza, y cómo no habíamos tenido tiempo, decidimos comprar uno para desgustarlo en el barco, de vuelta a casa. Fue otro acierto. ¡Pero que bueno estaba! Y eso que yo no soy muy de postres. Pero la combinación de esta tarta de quesos con la hierbabuena es una auténtica delicia.

El faro de Botafoch:

Ibiza con niños
Al final, llegamos al puerto de Ibiza con tiempo de sobra. Una vez preguntamos todo y vimos por dónde había que embarcar y demás, nos dimos un paseito. Papá y Marco se quedaron en la furgoneta, y los demás nos acercamos a ver el faro de Botafoc, que está en esta zona del puerto. El faro está cerrado, por lo que no se puede acceder al recinto interior, pero si puedes dar un paseo rodeándolo y disfrutar de las bonitas vistas que tiene.

A las doce y media zarpó el ferry de Baleària rumbo a Denia. La escapada había terminado. Hora de volver a casa. Llegamos a nuestra casa sobre las cinco. Recuerdo que nos tumbamos en el sofá y allí pasamos la tarde. Estábamos agotados pero super contentos.

Las mini vacaciones habían sido maravillosamente intensas. Nos encantó Ibiza.  Tanto, que hasta Cesar, que es el más peque, no paraba de pedir “un día más”. Estamos deseando volver con mucho más tiempo para poder disfrutar de la isla tranquilamente. Ojalá podamos hacerlo muy pronto.

Ibiza con niños

¿Qué os ha parecido nuestra escapada? ¿Conocéis Ibiza?  ¿Qué otros lugares de la isla nos recomendáis visitar? Puedes dejarme un comentario más abajo contándomelo. No olvides que vuestros comentarios y vuestros “me gusta” nos ayudan a seguir creciendo. 😉

Ah, y si no quieres perderte nada puedes seguirme a través de las redes sociales. O suscribirte a mi boletín semanal. Solo tienes que hacer clic en el enlace de abajo. Y si te ha gustado el post… ¡ayúdame a difundirlo! Puedes compartirlo usando los botones que tienes a la izquierda o debajo.

¡Quiero suscribirme!

 

 

 

Artículos relacionados...

4 Comentarios

  • Reply
    Noel
    4 Mayo, 2017 at 9:33 am

    Os faltó hacer la Ruta del Río, en Santa Eulària, a los niños les habría encantado. Es una ruta circular de 3 kms. por el paseo marítimo de Santa Eulària y el río, donde también se puede visitar el Centro de Interpretación del molino de Can Planetes, que abre por las mañanas. Desde allí también se puede llegar al Puig de Missa.

    • Reply
      María Jose Planelles
      4 Mayo, 2017 at 11:32 am

      Muchas gracias por la recomendación. Tiene una pinta fantástica. Así ya tenemos una excusa más para volver.
      Un abrazo!! 🙂

  • Reply
    La mama fa el que pot
    4 Mayo, 2017 at 11:56 am

    Yo estuve 10 días hace un par de años con mi hija cuando estaba embarazada del peque y mis nauseas no ayudaron a que pudiéramos visitar todo lo que queríamos.
    Pero he estado en Menorca, Mallorca e Ibiza y sin dudar la que más me gusta para ir con niños es Ibiza.
    La parte del norte de Ibiza es bastante tranquila (teniendo en cuenta que estás en Ibiza). Yo estuve en Santa Eularia en pleno agosto y nos íbamos a la playa a primera hora y podíamos aparcar en muchas casas casi a ran de arena.
    Además tienen mucha oferta de cosas para hacer.

    • Reply
      María Jose Planelles
      19 Mayo, 2017 at 11:14 am

      Muchas gracias por contarme tu experiencia. A nosotros también nos ha parecido un lugar genial para ir con los peques. Estamos deseando volver.
      Un abrazo!!

    Escribir comentario

    Uso de cookies

    Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

    Aviso de cookies