Siete Aguas con niños: Descubriendo la villa


Hace unos pocos meses estuvimos haciendo un poco de turismo rural en familia. Estuvimos descubriendo Siete Aguas. ¿Recordáis que en el #19JUniversoBloguer nos tocó una noche en El Pinar de Ventamina? Pues resulta que este fantástico complejo rural está allí, en Siete Aguas. Pero hoy no voy a hablaros de este alojamiento para familias. Eso lo dejo para otro post, que se merece una reseña completita, completita. Hoy, voy a contaros lo que podéis hacer si decidís visitar Siete Aguas con niños.

 

Siete Aguas es una pequeña localidad perteneciente a la comarca de la Hoya de Buñol, en la provincia de Valencia. Es uno de esos pueblos con vidilla pero en los que se respira tranquilidad, en los que no ves prisas, en los que los niños juegan aún por las calles…

 

Llegamos al municipio sobre las 12 del medio día, después de dejar nuestras cosas en la que sería nuestra casa aquel fin de semana. Habíamos quedado con María José, de La Alcoba de Blanca, y su familia para comer juntos, charlar, jugar y conocernos un poco más. Como quedamos tarde, decidimos darnos un paseo mientras tanto y tomarnos un aperitivo para hacer tiempo.

 

El parque de la Cruz en Siete Aguas

 

Vimos algunas de construcciones más emblemáticas del pueblo: La Iglesia Parroquial de San Juan Bautista que data del S. XVIII. El Puente Real y Concejil del S. XVIII que fue el primer puente del Reino de Valencia que se cruzaba desde Madrid. Y también descubrimos alguno de los pasajes de la villa y alguna de las casas modernistas y novecentistas.

 

Después de pasear un poco, nos fijamos en que había una zona de juegos infantiles bastante chula junto a un bar. Había un montón de mesas al aire libre en las que estaban las familias tomando algo mientras los peques jugaban en los columpios o en la plaza. El encargado del bar, muy amablemente, nos montó en seguida una mesa a nosotros para que también pudiésemos estar tomándonos el aperitivo cerca de los columpios. Resultó que era el bar del centro social de la localidad.

 

El parque y el bar del Centro Social de Siete Aguas

 

Cuando llegaron nuestros amigos, nos acercamos a otro recinto al aire libre que había muy cerca. Se trata de una pequeña pinada, vallada, en la que está la Cruz Pairal. La Cruz Pairal (o Peirón) es un mojón del S. XV que servía para marcar el límite entre el Reino de Valencia y el de Castilla. En este mismo parque había más columpios para distintas edades, una zona de aparatos para hacer ejercicio, mesas de picnic y… otro bar. Pensamos que era un lugar genial para que los peques disfrutasen aunque la comida no fuese muy allá. Es el típico bar de bocatas y platos combinados. Pero aquel día no nos hacía falta nada más.

 

Estuvo genial. María José y yo charlamos tranquilamente mogollón de rato. Los papás mientras  tanto hablaba y vigilaban a los más peques que no paraban de intentar subirse solos dónde aparentemente no llegaban. Pero vamos si llegaban, si. Aquel día reafirmé la capacidad de superación del pequeño César. Jejejeje

 

La Iglesia Parroquial y la Fuente de los Siete Caños de Siete Aguas

 

Cuando comenzó a refrescar un poco, nos pusimos las chaquetas y fuimos a dar otro paseito por el pueblo. Ellos aun no lo habían visto. Compramos la merienda, paseamos por las estrechas calles, vimos la Fuente de los Siete Caños (el símbolo de la riqueza hídrica de la población) y acabamos la tarde observando un pequeño estanque vallado que hay frente al centro social lleno de peces, patos, ocas, cisnes… Fue un día muy divertido.

 

Se notaba que es un pueblo de montaña ya que a las siete de la tarde ya hacía un frío…. Pusimos rumbo a la casa rural, que está un poco alejada del pueblo, dispuestos a relajarnos cenando y jugando frente a la chimenea encendida.

 

El estanque de los patos en Siete Aguas

 

A la mañana siguiente, tras desayunar y explorar la zona, recogimos nuestras cosas y volvimos al pueblo. Era domingo y había mercado. Paseamos viendo los distintos puestos y nos acercamos a descubrir el área recreativa. Está junto al polideportivo. Hay una parte bastante cuidada, la más cercana a las instalaciones deportivas. Algunas mesas de picnic, unas grandes de obra bajo un techado y con una enorme chimenea para hacer fuego, barbacoas… pero el resto estaba fatal. Una pena. Los baños destrozados, columpios rotos, las mesas de madera también rotas… Vamos, que no vale la pena visitarla. Ojalá la puedan arreglar y ojalá la gente la cuide porque la zona es muy bonita y había mogollón de espacio seguro para correr y jugar. Ahora mismo, está muchísimo mejor el área recreativa de la Cruz. Por cierto, esa no tiene perdida porque se ve nada más entrar al pueblo.

 

Con los peques ya cansados de jugar y patear, y con la barriga llena nos dispusimos a volver a casa. Como era otoño, se hacía de noche enseguida y queríamos hacer la mayor parte del trayecto aun con luz.

 

Aunque, tal y como os he dicho, el pueblo no es muy grande, todavía nos quedaros cosas por hacer. Hay una ruta de senderismo que podemos hacer con los niños. Tiene unos 5K. que recorre facilmente las siete fuentes que dan el nombre al municipio. Podéis encontrar la información aquí.

 

El Puente Real de Siete Aguas

 

Ah, y como dato curioso os diré que en Siete Aguas está el Palacio Medieval de los Menaguerra, donde se dice que pernoctaron los restos mortales del Cid Campeador y todo su séquito. Esto también nos lo perdimos porque no tenía ni idea, pero… así tenemos excusa para volver. ¿No os parece?

 

Si queréis ver más fotos os las he dejado aquí.

Localización exacta:

Ya sabéis que me encanta que me contéis vuestras experiencias así que no os cortéis. ¿Conocíais Siete Aguas? ¿Os ha gustado el post? ¿Qué otros pueblos nos invitaríais a descubrir?Puedes dejarme un comentario más abajo contándomelo. No olvides que vuestros comentarios y vuestros “me gusta” nos ayudan a seguir creciendo. 😉


Si no quieres perderte nada puedes seguirme a través de las redes sociales. Además de este blog de viajes, tengo otro de maternidad. En él, os cuento un montón de cosas chulas relacionadas con los peques: libros, reseñas, manualidades, salud, moda…. Tan sólo tenéis que hacer clic en los botones de aquí debajo:

 A la libreta (mi blog de maternidad)

 Por menos de 10€ (cosas chulas a precios chulos)

Con los niños en la mochila (mi blog de viajes y ocio en familia)

 

Me encantaría que me siguieses también en Instagram. En mi cuenta voy compartiendo fotos de los lugares que descubrimos, actividades que hacemos con los peques, regalitos que nos llegan, artículos que me encantan para mí o los peques… Tan sólo tienes que hacer clic en el botón de abajo. Por cierto, cuando lo hagas, déjame un mensajito en IG. Así podré seguirte yo también.

instagram ninosenmochila

 

También puedes suscribirte a mi boletín semanal. Solo tienes que hacer clic en el enlace de abajo. Cada finde recibirás mis propuestas, ideas y planes en tu correo.

¡Quiero suscribirme!

 

Ah, y si te ha gustado el post… ¡ayúdame a difundirlo! Puedes compartirlo con tus amig@s usando los botones que tienes a la izquierda. O debajo, si lo estás viendo en tu móvil.

Artículos relacionados...

2 Comentarios

  • Reply
    María José Sarrion Sarrión
    16 enero, 2015 at 3:07 pm

    Fue un día estupendo. Lo pasamos genial…
    Así que vamos a tener que seguir descubriendo lugares para disfrutarlos en familia…

    Muaackk

    • Reply
      mariajose
      26 enero, 2015 at 10:52 am

      La verdad es que sí. Fue un día fantástico. Por aquí también estan deseando repetir.
      El próximo encuentro lo hacemos por mi tierra. 😀

      Un besote!!!

    Escribir comentario

    Uso de cookies

    Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

    Aviso de cookies