jueves, 3 de octubre de 2013

Espacio Natural La Costera de Moll (Tormos, Alicante)

Ir de picnic con peques tiene muchísimas ventajas: es barato, hay espacio para correr y jugar, estas en contacto con la naturaleza... Ya sabéis que a nosotros nos encanta. Siempre que vamos a visitar algún lugar interesante buscamos si hay cerca un área recreativa, un merendero, incluso... un parque. Esto fue lo que hicimos también cuando visitamos La Cueva de las Calaveras en Benidoleig (Alicante). Justo frente a las cuevas había una pequeña zona con mesitas, pero un lugareño nos recomendó "La Costera de Moll"

La Costera de Moll no es un área recreativa en sí, o al menos no cómo las que hemos visitado hasta ahora. Se trata de un Espacio Natural situado en el termino municipal de Tormos, perteneciente a la Diputación y que es gestionado a través de una empresa privada (tenéis toda la información aquí). El acceso es gratuito y libre.




En este Espacio Natural hay una edificación dónde se encuentran las dos o tres únicas mesas de toda la zona. Están en un porche que tiene unas vistas muy bonitas del valle. En este mismo edificio están los fregaderos y los baños, que por cierto están cerrados con llave (aunque en la web de la dipu dice que abren fin de semana y festivos. Nosotros estuvimos un sábado y... no). Al parecer hay que pedirla en el pueblo si vas a ir allí. Como lo nuestro fue improvisado, una vez instalados nos daba mucha pereza acercarnos al pueblo que, por cierto, está a escasos 500m. Así que... los niños acamparon en plena naturaleza y los mayores lo solucionamos yendo a tomarnos un cafelito al único bar que vimos en el centro de la localidad (está en el edificio de la Casa de la Cultura) cuando terminamos de comer. Ah, una pasada la antigua almazara para hacer aceite que hay en el centro del salón del bar. Solo por verla vale la pena parar un momento a tomar el café. De ahí el nombre de la Casa de la Cultura de Tormos. ;)


Lo que hace diferente a La Costera de Moll es que aunque la zona de "picnic" es pequeña hay 7 cabañas de piedra que pueden alquilarse para dormir allí. Las cabañas parecen muy chulas. Todas tienen un pequeño patio delantero con una fuente y algunas de ellas lo tienen porchado. Si llevas mesa puedes ponerla bajo esa sombrita y se está de fábula. (En el bar nos dijeron que podíamos reservarlas directamente allí si nos interesaba). El interior de las cabañas cuenta con literas y una estufa. Son para 4 personas. Para asearse hay que ir al módulo de los baños que además cuenta con duchas.

Hay unas barbacoas pero están cerradas con rejas y candados por riesgo de incendio. La verdad es que no sé si en algún momento del año las abrirán. No parecía. También hay un aparcamiento para bicicletas y una fuentes de agua potable.


Parte del acceso está adaptado. Solamente el camino hasta el módulo común y a alguna de las cabañas. El resto del terreno es más abrupto y en pendiente. Las casas están situadas en terrazas a distintas alturas. Los peques lo pasaron bomba correteando por allí, de una a otra, sin más peligro que alguna caída que se produjo mientras corrían.

La verdad es que estuvimos muy a gusto sentados comiendo en esa balconada a la sombra, con una brisilla que corría de vez en cuando, escuchando a los pajaritos... Había una tranquilidad... Cómo solo estábamos nosotros... Observando las vistas... ¡Desde la parte más alta llegamos a ver el mar en el horizonte! Igual alguna primavera nos animamos y nos alquilamos una casita. Creo que cuestan alrededor de 25€/día. No estaría mal, ¿verdad?


Ahora contadme vosotros ¿Habéis estado en Tormos? ¿Conocéis La Costera de Moll? ¿Sabéis de alguna otra zona así? Que siempre es bueno seguir cogiendo ideas para conocer nuevos lugares. ;)

Localización exacta:

Ver Con los niños en la mochila en un mapa más grande

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Me encanta saber lo que opináis. Así que... no te cortes y déjame tu comentario. :)