domingo, 4 de mayo de 2014

Las crónicas de Buffalo: El examen final

Capítulo 6: El test para coche ideal

Parece que fue ayer cuando César y yo dimos nuestro primer paseo acompañados de Buffalo y ya han pasado más de tres semanas. Tres semanas en las que hemos compartido un montón de aventuras, tres semanas que nos han permitido conocernos bien, tres semanas que han servido para saber si Buffalo es perfecto para nosotros, para saber si nosotros somos perfectos para él.

Esta mañana, me senté junto a Buffalo y le dije: "Ha llegado el día de hacer el test. Es el momento de comprobar si superas el examen." Saqué el cuaderno donde había estado anotando, una tras otra, las características que debía tener el cochecito ideal para César. Era una lista con las dieciséis características que considero debe tener un carro para que sea perfecto para nosotros. Era el momento de reflexionar, de recordar... Con boli verde marcaría las cualidades que si cumpliese Buffalo y con boli rojo las que no. Estábamos todos nerviosos. ¿Pasaría la prueba? Bueno, todos, todos no. Buffalo se sentía relajado. Allí estaba, tranquilo, seguro de sí mismo... No le temblaba ni una rueda. Respiré hondo y comencé.

1. Cómodo a la vez que robusto y resistente: Tan solo hacía falta recordar las largas siestas que se ha pegado César mientras hacíamos senderismo. Aunque es un cochecito con un gran chasis de gruesas piezas, la silleta es de lo más cómoda. Hasta Carla se ha pegado siestas en ella y eso que tiene cerca de 5 años y casi no cabe.

2. Todoterreno fácil de manejar: Lo hemos llevado a la playa, al campo, por vías verdes, por senderos no adaptados... Incluso le hemos hecho subir por alguna zona rocosa a dos ruedas. Así que Buffalo es totalmente todoterreno con la ventaja de que se puede maniobrar con él muy fácilmente. Las ruedas giratorias y la estabilidad que tiene ayudan a que cualquiera pueda manejarlo: desde Marco a sus 9 años hasta el iaio, que tiene 64 y en una de las manos llevaba el bastón.



3. Funda antimordiscos para el arco protector: No tiene funda para el arco protector (al menos de serie) y el material que lleva se rompe cuando los peques lo muerden, con el riesgo de que se traguen algún trocito. Es algo en lo que nunca me había fijado y de hecho, no me dí cuenta hasta que vi que César lo estaba mordiendo y que ya casi había arrancado un pedazo. 


4. Que le sirva también a Carla: Hemos podido probar que le sirve perfectamente. Carla no es muy alta y además pesa poquito, unos 15kg. y Buffalo soporta hasta 23kg. en su silla. Ha tenido que aguantarla sentada, porque "estaba muy cansadita para caminar", e incluso dormida, porque "estaba tan cansada que se quedó frita". Vamos, sin ningún problema.

5. Que pueda llevar a los dos en un momento dado: Entre los celos y que aun es pequeña, hay veces que Carla no quiere andar más. Suele ser algo puntual que dura muy poco rato, pero ver que puede apoyarse en el eje de las ruedas traseras y que Buffalo aguanta como un campeón, es fantástico. Ya sé que no es un uso correcto de él, que podría lesionarse, pero siendo sincera voy a dejar que Carla se suba ahí de vez en cuando, así que debía probarlo. 

6. Con gran capacidad de carga: Sin lugar a dudas, Buffalo es el coche en el más cosas he metido nunca. El otro día, entre el cestillo y una bolsa que le colgué, llevaba el equivalente a un carro de la compra lleno. Y con César montado encima. Él me ha dicho que aguanta hasta 19kg.

7. De tres posiciones: Esto, como decía uno de mis profesores cuando iba al cole, es de cajón de madera de tabla de pino. A Buffalo le importa mucho que sus compañeros vayan cómodos así que puede adoptar tres posiciones a fin de que escojamos la más apropiada para cada momento.


8. Capota grande para el sol y protector para la lluvia: Proteger a los peques de las inclemencias del tiempo es muy importante siempre. Buffalo tiene las dos cosas. Da igual si hace mucho sol, si sopla el viento o si cae lluvia. La capota extensible que tiene es fantástica. Si necesitas cubrir más al peque, abres la cremallera y... ¡listo! Y su protector para la lluvia cubre al peque perfectamente.

9. Ventana trasparente para la capota: No se si habrá otros modelos de capota con ventanita, pero la que traía Buffalo en su maleta no tiene. Este es un pequeño detalle que a las mamis nos da mucha tranquilidad. Carro tenía una ventanita trasparente que se podía cubrir. Yo la solía llevar cubierta pero si en algún momento notaba al peque demasiado quieto o callado levantaba la parte que cubría la ventanita y podía comprobar que seguía perfectamente.

10. Manillar regulable: Yo mido 1,60 pero papá pasa del 1,80 así que el manillar regulable de Buffalo nos viene que ni pintado. Incluso Marco, que aun no llega al 1,50 puede llevarlo perfectamente si lo acortamos del todo. Además, no sabéis lo bien que viene que Buffalo pueda recoger su manillar cuando subimos en el tranvía que va lleno de gente...

11. Con accesorios para colgar bolsas: Aunque no quede nada fashion, todas acabamos colgando alguna que otra bolsa del carro. Cuando el coche que llevamos es de manillar continuo eso se complica un poco. A Carro le compré un mosquetón enorme y puse en su manillar para ayudarme con eso. Buffalo es mucho más guay!!! Tiene unos ganchos a ambos lados del manillar dónde puedes colgar las bolsas y que además sirven para que, en caso de que cuelgues tu bolso, no se resbale hasta el suelo.

12. Fácil acceso al bolso en cualquier posición: Cómo acabo de contaros, los ganchos son geniales aunque tienen un pero: su posición. Buffalo lleva sus ganchos en la parte baja del manillar (la zona fija) y eso provoca que si tienes colgado el bolso ahí (o la bolsa del peque), no te queda a la mano. En posición de sentado, el bolso queda lo suficientemente lejos y abajo como para que resulte un poco incómodo coger cualquier cosa. Pero es que si Buffalo está en posición de tumbado y el bolso sigue ahí, te es imposible. Cuando he tumbado a Buffalo, he llevado mi bolso en la parte alta del manillar. De todas formas como el manillar es robusto, ni lo nota.

13. Fácil de limpiar, lavable: Pues eso. Cuando necesite darse un baño, no hay problema. Buffalo se puede lavar perfectamente. Su silla negra ayuda con que las manchas no se vean mucho. El tejido es resistente y de un material que no permite que las manchas penetren. Algunas de ellas se van simplemente usando una toallita y para las que no, basta con un poco de agua, jabón y cepillo.

14. Totalmente desenfundable: Es una pena que al pobre Buffalo no podamos dejarlo completamente "en cueros". Para mí sería una gran, gran ventaja. No me gusta nada frotar ni lavar a mano, y aunque se limpia muy bien, poder meter toda su tela en la lavadora seria el summum. La capota sí se puede desenfundar.

15. Plegado compacto, que ocupe poco: Los todoterreno son por definición grandes, siempre grandes. Y nuestros coches son, en muchas ocasiones, pequeños. Así que la gran diferencia la marca el sistema de plegado que lleven. Cuando Marco era pequeño, y mi coche también, para poder llevar a Carro tenía que quitar la bandeja del maletero e incluso tumbar un poco el asiento. Ahora ya no tengo ese problema. Buffalo cabe en la furgo sin plegar (así lo llevo la mayoría del tiempo). Pero cuando todos los asientos están puestos, casi no queda maletero. Antes, la opción era llevar un carro pequeño, tipo paraguas. En cambio ahora no hace falta. Buffalo se adapta genial. Se queda muy compacto (aun sin quitarle las ruedas) y encima puede ir de pie.

16. Ruedas que no se pinchen: La experiencia es la madre de la ciencia y yo de esto se un rato. Tras un par de pinchazos me juré que si alguna vez tenía que comprar un carro me aseguraría de que las ruedas no llevasen cámara de aire. Van muy bien, como las bicis, pero son un rollo a la hora de mantenerlas. Las de Buffalo están rellenas de espuma por lo que de pinchazos... cero!

Una vez respondido el test, tan solo me quedaba hacer el recuento. Doce verdes, cuatro rojos... Doce de dieciséis. ¡No estaba nada mal! Había pasado el examen con nota. Me giré hacia él y le dije: "Buffalo, eres prácticamente perfecto." Seguro que si él tuviese rostro, habría esbozado una sonrisa.


El #testingbugaboo ha llegado a su fin. Durante seis post os he ido contado como ha sido nuestra experiencia con el Bugaboo Buffalo porque, como ya sabéis algunos, #soyembajadordelcolor de Bugaboo España y @madresfera. Podéis leer todos los relatos en Las Crónicas de Buffalo. La próxima semana grabaremos un vídeopost que también compartiré con vosotros.

Si te ha gustado el relato y quieres echarme una mano para que Buffalo pueda seguir viviendo toda clase de aventuras con nosotros, pincha en este enlace o en la imagen de abajo y dame tu voto. Tan solo tardas un minuto. NO HAY QUE REGISTRARSE. Ah, y si me dejas un comentario o lo compartes... ¡¡¡mejor que mejor!!! Un millón de gracias por adelantado. :)


post patrocinado


4 comentarios:

  1. Que buen post...os deseo mucha suerte y a ver si César puede quedarse con el.
    Besos familia!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias Mans de Fada!!! A ver si lo conseguimos. Un besote. :)

      Eliminar
  2. Pues la verdad, es que le habéis hecho un test super completo a Buffalo y por lo que veo lo ha pasado con una nota muy alta, es un super carro!!! Así que espero que tengáis mucha suerte y finalmente Buffalo se quede con vosotros!!! Besitos!!! :-)

    ResponderEliminar

Me encanta saber lo que opináis. Así que... no te cortes y déjame tu comentario. :)