lunes, 26 de enero de 2015

Banco de pruebas con Granujas Crianza: Boba Baby Carrier 4G

Muchos de los que me seguís a través de las redes sociales sabéis que tengo una nueva mochila ergonómica gracias a Sara y Adri, nuestros amigos de Granujas Crianza. Es una pasada y estamos encantados con ella. Algunos ya habéis visto algunas fotos de nuestras cotidianidades porteando y, aunque a veces una imagen vale más que mil palabras, hoy os quiero contar con pelos y señales mi historia con el porteo y como está siendo realmente la experiencia con la Boba Baby Carrier 4G.

Siempre me gustó portear. Desde aquel maravilloso instante en que tuve en mis brazos por primera vez a mi hijo Marco supe que me encantaba llevarlo pegadito a mi y que le cogería en brazos siempre que me apeteciese. Los peques crecen increíblemente rápido y sabía que en poco tiempo ya no podría hacerlo (y así fue. Parece que fue ayer pero ese chiquitín tiene ya 10 años). Así que tenía claro que aprovecharía todo lo que pudiese para tenerlo encima.

Yo heredé dos mochilas de mis cuñadas y la verdad es que las usé mas bien poco. ¿Por qué? Simplemente porque era mi primer peque y prefería llevarlo directamente en brazos. Incluso, con tres y cuatro años lo llevaba al cole jugando al caballito. Nos encantaba. Además no me apañaba mucho con aquellas mochilas.

Cuando llegó Carla comenzamos a usarlas mucho más. De las dos mochilas que tenía, una la deseché enseguida porque no se adaptaba nada a mi cuerpo. Y la otra, la que usábamos para nuestras excursiones, no era cómoda del todo. Mi marido y yo somos muy diferentes. Él es alto y de espalda ancha y yo soy de estatura normal y muy estrecha por lo que a mi siempre se me caían los tirantes. Por mucho que los ajustase no quedaban del todo bien. Y como que se me clavaban en el hombro. La peque no se quejaba, pero también es cierto que nuestras salidas porteando no eran muy largas. Como ya os imaginaréis era una mochila antigua y NADA ergonómica.


Cuando me quedé embarazada por tercera vez lo tenía muy claro. Íbamos a seguir con nuestras salidas, viajes y excursiones en familia, y hay muchas situaciones en las que el carro es más una molestia que una ayuda. Además, me seguía gustando portear y no iba a renunciar a ello. Así que me estuve informando bien sobre el porteo. Quería que mis portabebés fuesen ergonómicos, que respetasen la postura natural del bebé y que fuesen cómodos para ambos. Aquella mochila antigua nunca más volví a usarla.


Poco antes de nacer César, mis amigas me regalaron una preciosa bandolera de anillas y mi mundo cambió. Desde entonces la he llevado siempre conmigo. Como mi chiquitín es chiquitín (a sus dos años pesa solo unos 10kg) he podido usar la bandolera tanto para trayectos cortos como para largas excursiones. Pero he de reconocer que ahora ya, cuando porteo mucho rato, se nota el peso sobre un solo hombro. Era el momento de plantearse tener una mochila ergonómica.


Hace unos meses entablé contacto con Sara. Estábamos hablando de realizar una colaboración conjunta, de hablar del porteo que tanto me gusta, de los productos tan chulos de su tienda online... Granujas Crianza es una tienda online de productos ecológicos y sostenibles para nuestros peques, con sede en Valencia. Sara y Adri quieren, través de su web, su blog, sus productos y su experiencia, mostrarnos que una filosofía de vida en familia más saludable, respetuosa y sostenible es posible. Al final concretamos que me mandarían una mochila ergonómica para que la probase con mis peques.

A la hora de decidir que mochila era mejor para nuestra familia de entre todas las que tienen en su catálogo me puse literalmente en sus manos. Yo les hablé de las características de nuestra familia. Les conté que César ya tenía dos años, que necesitamos una mochila que nos sirva para excursiones de varias horas, que podamos usarla tanto papá como yo... Sara y Adri pensaron que la Boba Baby Carrier 4G era perfecta para nuestras necesidades. Y ¿sabéis que? Dieron en el clavo. ¡Me encanta la mochila!

La Boba Baby Carrier 4G está diseñada para portear tanto a bebés como a niños mayores (desde los 3,5 hasta los 20 kilos de peso). La he estado probando con César, que como ya os he dicho está sobre los 10kg. de peso. Él ya camina muy bien, incluso es capaz de hacerse solito un par de kilómetros en nuestras excursiones, pero siempre necesita ser porteado un rato o ir en el carro. Muchas excursiones que hacemos son por caminos adaptados, pero muchas otras no. Además, hay veces que Carla también está muy cansada y ocupa ella el carro o simplemente que César quiere brazos. Así que aunque vayamos con carro, también llevamos siempre un portabebés. Hasta ahora habíamos usado siempre la bandolera pero llevar 10kg. sujetos sobre un solo hombro durante 2 o 3 horas se nota. Para excursiones largas siempre es mejor una mochila que además lleve un buen refuerzo lumbar.


Esta mochila ergonómica está fabricada con algodón, un tejido adecuado tanto para invierno como para verano, y además no pesa mucho. Puedo llevar cómodamente a César tanto delante como a la espalda, aunque él prefiere claramente ir "al caballito". Como este modelo lleva incluidos unos reposapies, a modo de estribos, él va jugando con ellos al tiempo que mantiene la posición de la cadera a pesar de ser grande. Se lo pasa bomba. Incluso me va gritando "¡Arre, arre!" :D

Yo me la puedo poner sola, tanto por delante como por detrás. Es bastante fácil, pero hay que practicar, como todo. Aunque la uso muy a menudo, he de reconocer que todavía tengo que pillarle el punto para llegar ponérmela en cero coma. 
El otro día, una seguidora me pedía algún consejo para ponérsela a la espalda ya que también le costaba un poco. Le dije que se trata de practicar y que yo, las primeras veces, estando en casa, me la ponía junto a la cama o al sofá porque me sentía más tranquila. Pero vamos, que esto te pasa las dos primeras veces. A la tercera ya te lo pones a la espalda sin ningún problema y sin ninguna duda.

De todas formas, aquí os dejo un vídeo de Sara explicando algunas cosas sobre las mochilas ergonómicas. Sobre el minuto 3, más o menos, nos cuenta cómo poner a nuestro bebé a la espalda. 
Su canal de YouTube es muy útil y práctico a la hora de ver como usar distintos tipos de portabebés y también si queréis usar pañales de tela.


Los cierres de la Boba Baby Carrier 4G van genial. Con tirar un poco de los diferentes anclajes, una vez colocada, se ajustan perfectamente. Como os he contado antes, soy más bien pequeñita, y de espalda estrecha así que poder ajustarla y no tener la sensación de que se me van a caer los tirantes, ni de que se van a desajustar, es fantástico. El otro día iba paseando con Carla en el carro y César a la espalda y me sentía genial. Tranquila y super segura. Y os puedo asegurar que César va comodísimo. Con deciros que se quedó dormido a la espalda en alguno de los paseos...

Ah, y eso, si se duerme a la espalda tampoco hay problema. Si queremos que al dormirse vaya con la cabeza sujeta, no tenemos más que ponerle la capucha que lleva la mochila. De este modo lleva todo el tiempo la cabeza apoyada sobre nuestra espalda y a dormir tranquilamente.

Portear me ha permitido ir al mercado pudiendo usar las manos para llevar el carro de la compra, pasear por lugares abarrotados llevando al bebé encima y con mis otros hijos uno en cada mano, salir de excursión por senderos no adaptados, visitar lugares a los que no puedo acceder con un carro, ir de paseo o al cole disfrutando juntos de jugar al caballito durante todo el camino sin cansarme e incluso hacer algunas tareas de la casa (como tender la ropa, barrer o fregar) cuando el peque está malito y no quiere que le suelte ni un momento. 



Yo solo haría un pequeño apunte a los fabricantes de estas mochilas: Que incluyan una bolsade tela que pueda colgarse a la espalda para guardarlas y transportarlas. Parece una tontería, pero va muy bien. Y seamos realistas, nadie lleva la mochila metida en su caja de cartón cuando salimos a la calle con ella.

Resumiendo: La mochila ergonómica Boba Baby Carrier 4G nos gusta mucho. Es muy completa y cumple totalmente con las necesidades de una familia como la nuestra. Pero como todas las familias son distintas, yo os recomendaría que veáis primero el amplio catálogo de Granujas. Y sobre todo que preguntéis, que no os quedéis con dudas. Seguro que Sara y Adri estarán encantados de asesoraros a la hora de elegir el que mejor se adapte a vosotros y a vuestro bebé. 

¿Y vosotros? ¿Os gusta portear? ¿Cuál es el sistema de porteo que os gusta más?

Si no quieres perderte nada puedes seguirme a través de las redes sociales o suscribirte a mi boletín semanal. Cada fin de semana recibirás en tu mail "Las aventuras de con los niños en la mochila". Para suscribirte solo tienes que hacer clic en el enlace de abajo. Y si te ha gustado el post... ¡ayúdame a difundirlo! Puedes compartirlo usando los botones que tienes a la izquierda.

¡Quiero suscribirme!

¡Hasta el próximo post! :)





7 comentarios:

  1. Hola!
    Bueno, yo ya te puse en instagram que me encanta esta mochila. A nosotros nos pasa como a ti y a tu marido. Él es alto y delgado, yo pequeña y regordeta y la verdad es que la mochila boba nos va estupendamente. La tengo desde que nació mi hija. Al principio la usé con el reductor y genial. Aunque en verano esta mochila me daba mucho calor y decidí coger otro portabebés y la chica de la tienda, que sabe mis gustos, me recomendó el fular caboo carrier, que es con dos anillas. Al no saber ponerme bien el fular el tenía miedo de coger uno y no ponérmelo bien. Este es estupendo, porque ya viene montado, solo tienes que poner al bebé y abrir el fular. Es como una bandolera, pero para cada hombro, así se reparte el peso. El problema es que al llegar a los 7 kilos (mi bebé con 5 meses), más o menos, vi que cedía un poco y empecé a usar más la mochila, que como también hacía más frío me fue estupendo.
    Igualmente me miré otro portabebés, pues me gusta que él tenga el suyo y yo el mío. Me compré el mid-tai de l'amour y estoy encantadísima. Aunque cuando voy con prisa me pongo la boba, anclaje, bebé, ponértelo y punto. Aunque tengo miedo cuando tenga que ponerla delante.

    ¡Ah! A mi me regalaron una bolsa que hace juego con la boba que tengo, esa bolsa es para meter dentro la boba y no llevarla suelta. En cuanto pueda, subo una foto y te etiqueto para que la veas!

    Saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ah! se me olvidó decirte que hace unos días compramos un cobertor para la boba y genial!!!!!

      Eliminar
    2. Hola!!!
      Muchas gracias por pasarte a leerme y dejarme tu comentario. Que guay que te regalasen una bolsa a juego. Tiene que ir genial. Y lo del cobertor voy a tener que plantearmelo, que seguro que viene muy bien para los días de frío.
      Yo, de momento, con la bandolera y la mochila creo que voy a tener bastante. Más que nada porque ya es grande, tiene 2 añitos, y no tengo intención de tener más. Con tres voy sobrada. Jejeje Así que me parece que las voy a amortizar las dos muchísimo.

      Un besote. :)

      Eliminar
  2. Hola!!
    Yo cuando Carol era mas peque usaba la mochila cuando tenia que ir a comprar sola, y la verdad es que muy bien, pero ahora que es mas grande prefiero la sillita, me tengo que animar a probar llevarla en la espalda porque hay veces que no quiere que la suelte y no me deja hacer nada en casa, a ver si asi me animo jeje

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola!!!
      Prueba a la espalda y verás que diferencia. Cuando están potrosetes y quieren estar todo el tiempo al brazo va super bien. César tiene ya 2 añitos y cuando está malito a veces me lo subo a la espalda para tender la ropa, fregar los platos, barrer...
      Muchas gracias por pasarte a leerme y dejarme tu comentario.
      Un besote. :)

      Eliminar
  3. Anónimo9/2/15 14:36

    Desde www.neurosan.es nos ha encantado este artículo!!!

    ResponderEliminar

Me encanta saber lo que opináis. Así que... no te cortes y déjame tu comentario. :)