viernes, 23 de enero de 2015

Londres con niños: Hamleys Toys, el paraíso de los juguetes

La Reina en Hamleys London
Si hay un lugar en Londres que a los niños les vuelve locos y que no puede faltar en un viaje en familia es, sin duda alguna, Hamleys Toys. ¿Habéis visto la peli "Mr. Magorium y la tienda mágica"? Pues entrar en la Hamleys London es, salvando las distancias, lo más parecido a esa fantástica tienda. Miles y miles de juguetes por todos lados, chucherías, grandes estatuas de legos, luz, color, artículos "mágicos".... Y sobre todo niños jugando y recorriendo la tienda de arriba a bajo. Es una visita imprescindible en un viaje con niños. Con deciros que estuvimos dentro de la tienda unas dos o tres horas y no querían irse...

Hamleys Toys, con sus siete plantas, es una de las jugueterías más grandes del mundo. También está considerada la más antigua en funcionamiento ya que su primera sede londinense se fundó en 1760. Esta no es la tienda original, ya que se quemó en un incendio en 1.901. Desde entonces ha ido cambiando y evolucionando hasta la actual sede. 

Hoy en día hay muchas tiendas Hamleys por el mundo, pero la franquicia no ha tenido el éxito que se esperaba y que tiene la tienda original de Londres. La Hamleys Toys London se ha convertido en una atracción turística más visitada por más de cinco millones de personas al año.

Lo que hace de la tienda tan especial, además de que puedas encontrar casi cualquier juguete que se te ocurra, es que los empleados hacen demostraciones de los juguetes más chulos de la tienda. Vimos a un chico haciendo volar a una pequeña nave sin mando a distancia, a otro manejando un coche teledirigido que subía por las paredes y corría por el techo, había unas chicas pintando junto a los peques con rotuladores mágicos, otros jugando con un "frisbie" con forma de nave alienígena que molaba mogollón... Y claro, los peques pueden jugar con algunos de ellos también. Los empleados, al tiempo que jugaban y mostraban los juguetes, actuaban como los auténticos "charlatanes" que antaño recorrían las ferias vendiendo sus artículos. Entre risas, demostraciones y los "¡quiero uno! ¡quiero uno!" de los peques iban explicando rápidamente, y en inglés, las características del juguete, las distintas formas de juego y el precio "con super oferta" que tenía. Era muy entretenido. Para localizarlos sólo tenías que fijarte en los lugares en los que se formaba un corrillo de gente.



Volando naves alienígenas en Hamleys Toys Londres

Hay épocas del año, como en Navidad, que a todo esto se le suma la decoración, y en las que los empleados se disfrazan. Eso aún lo hace más especial y mágico pero claro, en esas fechas la afluencia de gente puede ser espectacular. Tenedlo en cuenta.

Además, diseminados por la tienda, había algunos otros juguetes sueltos con los que los peques podían jugar: poquitos, pero vamos, a los peques les hacía gracia. César quería llevarse un tentetieso enorme con ruedas que tenía forma de Minion y que estaba por allí suelto.

Como os he dicho podéis encontrar toda clase de juguetes, desde los más habituales a los más novedosos o exclusivos. Tienen incluso una zona de construcciones de lego super chula, artículos de coleccionistas, metidos en vitrinas, que valen un dineral... (Harry Potter, El Señor de los Anillos, Star Wars...).

En Hamleys Toys hay siete plantas repletas de esculturas, magia y juguetes.

Eso sí, si os arriesgáis a entrar allí con los peques será muy difícil que salgáis con las manos vacías. Y claro, la tentación por los juguetes super chulos y mega caros es muy grande. Yo les dije a los míos que había dos condiciones para comprarse algo en la tienda mágica:
  1. El presupuesto para el juguete estaba entre 10 y 15£. Ni un duro más
  2. Tenía que ser algo especial, chulo, distinto... No valía que se comprasen algo que encontrarían en cualquier gran superficie a mejor precio.
Les costó un poco, sobretodo a Carla, pero ambos lo consiguieron. Marco se compró ese frisbie con forma de platillo volante con el que se podían hacer acrobacias muy chulas si se practica bastante. La pena es que no lo abrimos hasta que no volvimos a casa y nos tocó uno defectuoso. Claro, a ver quien es el guapo que vuelve a cambiarlo. Así que...

Consejo: Si compráis cualquier cosa en un viaje, miradla bien y probadla antes de volver a casa. Nosotros no lo hicimos y no hemos podido disfrutar de la nave espacial. Con lo molona que era...


Carla se compró una pintura azul, en forma de barra que era para teñirse el pelo. Así que volvimos a Alicante con el pelo a mechas. Lo aprovechamos para entretenernos un rato en el avión. Eso sí, te dejaba los dedos... Ah, y otra varita mágica: como las clásicas de mago pero en rosa. Es que como había roto ya la varita de Erminone que le trajeron para su visita a los Estudios de Harry Potter...

En la última planta hay un pequeño kiosco-cafetería en la que puedes tomarte batidos, zumos naturales. Ah, y comprar chuches a granel. Cuidado aquí con los chiquitines, que cuando me di cuenta César estaba metiendo la mano en el recipiente de los bolones de chicle. Ah, y también hay baños, como es lógico en una tienda tan grande.

Una cosa bastante molona es que tienen una zona en la que puedes hacerte tu propio peluche. Escoges la forma que más te guste, lo rellenas y puedes comprarle la ropa que quieras. 

La parte negativa de ser una tienda tan grande, con tanta gente y en la que se pueden tocar muchas cosas es que puedes encontrarte libros rotos y cajas abiertas. Fijaros bien en que lo que os queráis llevar esté en buen estado.

La tienda abre todos los días. En su web podéis ver los horarios. Aunque está en ingles es bastante intuitiva y los datos de interés se localizan fácilmente. Por norma general, la encontraréis siempre abierta entre las 10:00 y las 20:00h, excepto los domingos que abren de 12:00 a 18:00h.

Esta imagen de la fachada de Hamleys en propiedad de www.sightseer.tv

Hamleys Toys está en Regent Street (num. 188-196). Tiene paradas de bus casi en la misma puerta. Además esta parada es muy chula porque el número está hecho con legos. También está cerca de varias paradas de metro. La que parece que está más cerquita es Oxford Circus, pero vamos hay otras tres por los alrededores. Nosotros aprovechamos la última tarde que pasábamos en Londres para pasear, así que incluimos la tienda en el recorrido que íbamos a hacer.

Nuestra intención era llevarles allí, que disfrutasen un rato y ya. Cuando nos dimos cuenta... ¡estaban cerrando la tienda! Más de tres horas estuvimos, seguro. Y yo me dejé sin ver el sótano. No me di ni cuenta de que estaba... Pero sabéis, cuando volvamos a hacer un viaje a Londres con los niños os aseguro que volveremos a Hamleys.

Más fotos: Aquí
Dirección: 188-196 Regent Street, London W1B 5BT, Reino Unido

Localización exacta:

Ahora contadme vosotros: ¿Conocíais ya Hamleys Toys? ¿Qué os ha parecido? ¿Sucumbisteis a la tentación? ¿Qué os trajisteis a casa?



6 comentarios:

  1. Uaaaaauuuuu!!! me encantaría poder ir algún día a Londres y sin duda iría ahí con mi enana. Mi marido ya me había hablado sobre esta juguetería, pero no sabía que era tan molona!!!!
    Saludos de una reciente seguidora

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola!!!
      La verdad es que viendola en vivo es aun más chula. Yo disfruté como una enana. Jejejeje
      Seguro que cuando podáis ir a Londres lo disfrutaréis muchísimo.
      Un besote y gracias por seguirme. :)

      Eliminar
  2. Menudo sitio para ir con niños.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es un sitio muy chulo. Vale la pena verlo aunque cuesta resistir la tentación de llevarte media tienda. ;)
      Un saludo.

      Eliminar
  3. Guau! qué sitio más chulo! Ahí los niños se pierden!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ya te digo!!! Los niños y los mayores. Jejejeje Que yo estaba alucinando. :D

      Un saludo y gracias por pasarte a leerme. :)

      Eliminar

Me encanta saber lo que opináis. Así que... no te cortes y déjame tu comentario. :)