martes, 26 de julio de 2016

Disfruta en Sevilla del #veranopirata del Hotel Barceló Sevilla Renacimiento

Que hacer, que ver y donde ir en Sevilla Alojamientos para familias con niños Isla mágica Verano pirata Hotel Barceló Renacimiento
Hotel barcelo sevilla renacimiento verano pirataHace un par de semanas tuve la grandísima oportunidad de participar, junto a otros bloggers y sus familias, en el blogtrip organizado por el Hotel Barceló Sevilla Renacimiento para dar a conocer su fantástico #veranopirata.

Pero antes de contaros todo lo que hicimos nosotros, os voy a explicar de qué trata esta divertida propuesta familiar. Bajo el lema Vive tu verano pirata" en el Hotel Barceló Sevilla Renacimiento ofrece a sus clientes, hasta el 30 de agosto, una oferta cargada de diversión en el que los protagonistas son los peques de la casa.

El hotel ha tematizado diferentes zonas con decoración pirata, ha puesto en marcha un miniclub pirata en el que una tripulación pirata hace que los peques lo pasen en grande (la mía no quería irse) e incluye en el precio de la propuesta el alojamiento (o alojamiento y desayuno, depende de lo que elijas) y entradas VIP a Isla Mágica. De echo, el Hotel Barceló Sevilla Renacimiento está a 10 min. andando del conocido parque temático, aunque tienen un trenecito muy chulo que te lleva por si no te apetece andar mucho o para la vuelta que los peques estarán agotados de tanto divertirse. Jejeje En la web del hotel (que te he enlazado arriba) puedes ver todos los detalles de la promo. ;)

Pues viendo todo esto... ¿como iba a decir que no? Podríamos pasar un finde en un chulísimo Hotel 5 estrellas, conocer al fin Isla Mágica y Aqua Mágica (con lo que nos gustan a nosotros los parques acuáticos) y además compartir el fin de semana con otras familias de bloggers de viajes y familia. Estaba entusiasmada con la idea y ya no os digo los peques.


Hotel barcelo sevilla renacimiento verano pirata

Sevilla está a unas cinco horas y media en coche desde Alicante, sin paradas. Así que ya contábamos con que tardaríamos unas seis o seis horas y media. En cuanto papá llegó de trabajar, pusimos rumbo a nuestro destino. Sabíamos de antemano que llegaríamos un poco tarde pero bueno, por carretera ya se sabe. Siempre hay que ir con muchísima precaución, haciendo las paradas que sean necesarias y respetando las normas de circulación. Siempre. Recordad que no importa cuando lleguemos, lo importante es llegar bien.

Durante el viaje, que fue realmente bueno (salvando algunos "¿falta mucho?" y algunos "¿cuánto falta?" de Carla), no pude resistirme a ir viendo si alguien había subido fotos ya. A lo largo de la última semana había ido descubriendo quienes iban a compartir con nosotros el fin de semana y estaba muy ilusionada. Iba a reencontrarme de nuevo con Pilar, de Mujeres y Madres Magazine, e iba a poder conocer al fin a Sara de Mamis y Bebés, a Lydia de Historias de Pitufines, a Mar de Con Peques... Pero cuando me puse a buscar en instagram las fotos con el hastag #veranopirata (sí, si. Esas cosas que hacemos los bloggers para controlar lo que está pasando en un evento) me di cuenta de que también estaban allí Baby viajes y Viajar con hijos. ¡Que guay! Habían ido llegando a lo largo del día y algunas fotos de relaxing en la piscina (con mojitos incluidos) me estaban poniendo los dientes largos. Jejeje Si queréis ver a lo que me refiero echad un ojo a las fotos del #veranopirata en Instagram. Ya veréis que pasada. ;)

Hotel barcelo sevilla renacimiento verano pirata


Llegamos al hotel sobre las diez de la noche. Dejamos el coche en la calle y entramos a preguntar a recepción. Un hombre que pertenecía al personal del hotel, Angel creo recordar que se llamaba, muy amablemente nos acompañó por todo el hotel para ver si encontrábamos al grupo. Nos dijo que no nos preocupásemos de checking ni nada, que en el hotel se podía hacer tarde sin problemas. Que ya cuando terminásemos de cenar y ya fuésemos a subir a la habitación que metiésemos el coche en el parking e hiciésemos el checking. Al final localizamos al grupo en el jardín. Los peques ya andaban jugando por allí con los piratas y los mayores acababan de sentarse a cenar. Nos sentamos junto a Mireia, de Baby viajes y su marido, a cenar en ese precioso jardín. Que chulo era todo. Fue una velada muy agradable, a pesar de que los peques estaban un poco desubicados. Sobre todo Carla que como que le daba vergüenza. Al haber llegado tarde y estar cansada le costó acoplarse un poco. Pero en cuanto conseguí que se quedara un rato jugando con los otros niños y niñas en el miniclub, volvió al jardín super contenta y con una nueva amiga con la que no paró de jugar y corretear. Que por cierto, casualmente también venía con sus padres de Alicante. :D

La cena estaba deliciosa. El el jardín hacen una cena tipo barbacoa, pero servida en la mesa por los camareros. Nos pusieron una degustación de gazpachos que estaba buenísima, croquetas... Había para elegir parrillada de carne o calamar a la plancha (que fue lo que yo elegí y que también estaba buenísimo). A los peques, si quieres, puedes pedirles una cena pirata. La cena pirata consiste en nuggets y/o hamburguesa con patatas servida en una cajita tematizada que incluye un juguete. Los míos prefirieron eso, claro. ;)

Hotel barcelo sevilla renacimiento verano pirata

Yo me hubiese quedado toda la noche charlando en ese jardín, o en el chill-out de la entrada, que también era una preciosidad e invitaba a relajarse mientras te tomas algo. Peeeeero, eran las doce de la noche y todos estábamos agotados por el viaje, así que nos retiramos. Además, al día siguiente nos esperaba un día lleno de aventuras.

En cuanto abrimos la puerta nos quedamos encantados. Habitaciones enormes, con camas aún más enormes, baños también grandes con un montón de amenities con todo lo que pudieses necesitar y... un delicioso detalle de bienvenida en forma de mapa del tesoro y rocas de chocolate. Que rico estaba, madre mía. Ah, y el Hotel Barceló Sevilla Renacimiento nos regaló, además, un palo-selfie que nos vino genial. Yo no tenía ninguno. No, no tengo. Papá sí, pero yo me había resistido a comprarme uno, pero la verdad es que viene genial. Gracias a él pudimos hacernos unas chulas fotos de familia. De echo, ahora me va a acompañar en las próximas vacaciones (Shhhh... Para que no se me olvide, ya lo he metido en la mochila. Jejeje). Lo único que no me gustó de la habitación es que en las ventanas no hay cierre de seguridad. Normalmente en ningún hotel lo tienen, pero es algo en lo que siempre me fijo porque tengo un temor recurrente a que los peques abran las ventanas de un piso alto y se puedan caer. Los míos no lo han hecho nunca, pero siempre lo pienso. En este caso, las ventanas no pueden abrirse realmente. Hay un tope de hierro en el suelo que tan sólo permite que se abran apenas un palmo, pero aún así da un poco de vertigo. Es una ventana a ras de suelo, lo que otorga unas grandes vistas a la habitación, y aunque no puedan colarse por ella porque la abertura es muy pequeña, lo que sí podrían hacer es tirar algo por la ventana en un descuido y que le pegase a alguien. Nosotros las mantuvimos cerradas y controladas todo el tiempo, por si acaso. ;)

Hotel barcelo sevilla renacimiento verano pirata


Yo suelo madrugar mucho, así que a las 7:30 de la mañana ya estaba despierta. Como la noche anterior no había podido ver el hotel, dejé al resto de la familia durmiendo y me fui a realizar mi propio tour por el Hotel Barceló Sevilla Renacimiento. Estuvo muy bien, porque como casi no había gente pude ir grabando mientras paseaba y mostrando en directo como eran las instalaciones. Es que me estoy lanzando a esto de hacer vídeos en directo a través de Periscope. Si queréis verlos, ya sabéis. ;) Paseé por recepción, donde está la mesa del Capitán Pirata y el Photocall (donde no me hice ninguna foto. Vaya tela... ), por el bar junto a la sala del piano, salí al exterior donde estaba el chill-out mirando al río, el trenecito a la entrada y las bicis que imagino podrás alquilar para recorrer la zona, descubrí un barco pirata que presidía la zona central del otro edificio de habitaciones, la piscina que aún estaba cerrada... Vamos, que me di un buen paseo para geolocalizarlo todo. Tras recorrer los diferentes espacios y viendo que la falta de café comenzaba a hacer mella, me acerqué a la zona del buffet de desayuno. Ya estaba todo preparado, había gente desayunando. Le pregunté a la persona que había en la entrada, controlando el buffet si podía entrar a tomarme un café y luego bajar a desayunar con mi familia. Super amable me contestó que por supuesto, que es más, que en el hotel es habitual que cuando se alojan las familias baje alguien más temprano a tomar un tentempié y después que baje la familia al completo. Que incluso cuando hay concentraciones deportivas que salen a entrenar muy temprano, se toman algo antes de salir sobre las 7 de la mañana y a la vuelta desayunan. Aquello me dio la vida. Me encanta poder tomarme un café tranquilamente, antes de que se despierten los peques. Es mi momento. Me sirve para relajarme y coger fuerzas para comenzar bien el día. Así que le di las gracias, cogí un periódico y me tomé un riquísimo café junto a la fuente (a la entrada del buffet hay un montón, así que no tienes que esperar a que otra persona termine para cogerlo tu).

Hotel barcelo sevilla renacimiento verano pirata

Sobre las 9:15 o 9:30 bajé con toda la tropa a desayunar. Nunca había visto un buffet tan completo para los desayunos, bueno, tampoco había estado nunca en un cinco estrellas premium, así que todo esto era nuevo para nosotros. Pero vamos, mirad las fotos y juzgad vosotros mismos. Había bollería, diferentes tipos de panes, aceites, mermeladas en mini tarritos de cristal, un rincón con comida para celíacos, también un rincón light, fruta fresca en piezas y también cortada, yogures, cereales, embutidos, quesos, un show cooking donde estaban preparando tortillas, huevos revueltos, fritos y...¡TORTITAS! Redondas, con orejas de Mickey y en forma de corazón. Mmmmm.... Además de una zona de caliente con el típico desayuno inglés (salchichas, bacon y demás), una fuente de la que no paraba de manar chocolate y un barco presidiendo el buffet con frutos secos, chuches y donuts piratas con su parche en el ojo. Vamos que había comida para todos los gustos.

Sobre las 10 de la mañana en el buffet aparecieron las piratas. Y es que a los niños que quieran los llevan a la terraza del buffet a desayunar con ellas. Carla ya había desayunado, así que se marchó a jugar con ellas un rato mientras papá y yo terminabamos. Las actividades del miniclub pirata son para niños a partir de 4 años. Los más peques no pueden estar a no ser que vayan acompañados de un adulto. A los peques no los dejan salir del miniclub hasta que vayas a recogerlos, a no ser que les firmes una autorización para que el niño entre y salga solo. Esto suele darse cuando los niños son ya más mayores y quieren ir a su aire: 10, 12, 14 años...

Hotel barcelo sevilla renacimiento verano pirata


Habíamos quedado en la puerta del hotel para ir con el Trenecito a Isla Mágica a las 11 en punto. ¿Recordáis que os he dicho que me levanté a las 7:30 y que a las 9:30 estábamos desayunando? Pues yo no se lo que hice que entre desayunar todos, coger las cosas que se quedaron en el coche, los "mamá/papá quiero ir al baño", etc. volvimos a llegar tarde. Estábamos llegando a la puerta cuando vimos arrancar el trenecito con todos los compañeros. Una vez más... Ana, Miriam gracias por vuestra paciencia y por vuestra atención. Pero lo bueno es que no pasa nada si pierdes el tren porque sale uno aproximadamente cada 15-20 minutos entre las 10:45 y las 13:00 y entre las 21:00 y las 23:00.

Cuando llegamos al parque estaba Ana (del hotel) esperándonos en el torno señalizado para las entradas premium (que es por dónde entras sin hacer cola cuando te alojas con el #veranopirata del Barceló Sevilla Renacimiento). Nos despedimos de ella y comenzamos a explorar el parque temático mapa en mano.

Hotel barcelo sevilla renacimiento verano pirata

Isla Mágica abre a las 11:00 de la mañana, así que nada más entrar se llenan las atracciones cercanas a la puerta. De echo, pudimos comprobarlo en primera persona, pero a ver quien les decía a los peques que no era buen momento para subir a las barcas a disparar agua con lo emocionados que estaban. Un paseo por el lago, vueltas y vueltas en el tiovivo, saltos, brincos, carreras en la zona infantil y... remojones, muchos remojones. En Sevilla hace muchísimo calor y eso en Isla Mágica lo saben. De modo que en muchas atracciones te mojas y además hay varias zonas de agua para jugar y refrescarse. A los dos mayores fue una cosa de las que más les gustó. Jejejeje

Si decidís visitar Isla Mágica en verano, recordad que aunque estéis mucho a remojo, también debéis beber mucho, usar gorra, gafas de sol y protector solar. Es importante protegerse del sol y prevenir los golpes de calor y las insolaciones.

A la hora de comer nos juntamos con Mar, su marido Ivan y sus tres peques. Entonces pudimos aprovechar para tener un ratito de charla relajada y echarnos unas risas. De allí fuimos un rato juntos por el parque y tanto los peques como nosotros lo pasamos muy bien. Fue un auténtico placer. - Ivan, que conste que esa batalla de agua la ganamos nosotros. -



Sobre las 17:30 o así decidimos acercarnos a conocer Agua Mágica, el pequeño parque acuático anexo a Isla Mágica. La verdad es que es bastante pequeñito y como hacía tanto calor toda la gente que no encontramos en Isla Mágica (prácticamente no había colas en ningún sitio) estaba a remojo en Agua Mágica. No veas la cantidad de gente que había. Pero bueno, nosotros estamos habituados a que los parques acuáticos estén llenos. Es algo que suele ocurrir. Lo que no me gustó es que en la zona infantil (que solo hay una y no demasiado grande) no dejan entrar a los adultos. De modo que tienes que quedarte de pie, al sol, alrededor de la piscina, intentando seguir a tu hijo con la mirada entre las decenas de niños que por allí corren. Y eso a mi no me gusta. Me agobia. Así que dejé a Carla jugar un poco por allí y nos fuimos a la piscina de olas donde sí podía entrar yo con los dos mayores. Como César estaba medio dormido y no se quería bañar se quedó a la sombra con papi. Agua Mágica también tiene algunos toboganes de agua grandotes, pero nosotros no subimos, y un río de corriente lenta de esos en los que te dejas llevar sobre un flotador gigante. Ese sí que lo probamos. Fue la primera vez para Carla y aunque le asustaba un poco al principio, luego le gustó. Cuando terminamos, quería repetir. Pero yo me había cansado ya del parque de agua. Así que volvimos a cruzar la puerta de Isla Mágica dispuestos a subirnos a más atracciones.

Hotel barcelo sevilla renacimiento verano pirata


En otro post os contaré con más detalle cómo son Isla Mágica y Agua Mágica, las atracciones hay, algunos consejos, etc. Que si no, este post se va a hacer eterno y aun os tengo que contar cómo decidimos aprovechar el domingo. ;) Una cosa sí que os diré, que nosotros lo pasamos genial. Fue un día muy chulo, a pesar de que yo no lo acabé tan bien por un pequeño problema de salud que tuve. Una migraña repentina acompañada de dolor y debilidad muscular hizo que tuviésemos que retirarnos a descansar al hotel antes de lo que teníamos previsto. Pero, lo dicho, a pesar de eso, tengo muy buen recuerdo. Fue un día lleno de experiencias chulas y de "primeras veces": Carla se subió por primera vez a un río lento con su enorme Donuts flotante, pero para César fue su primera vez en una montaña rusa. Y eso es también un momento épico que hay que guardar para siempre.

Hotel barcelo sevilla renacimiento verano pirata


A la mañana siguiente amanecimos más relajados y yo más recuperada. Ese día no teníamos nada programado así que decidí que nos lo íbamos a tomar con muuuuucha calma. De nuevo me había despertado sobre las siete, así que de nuevo me bajé a disfrutar de mi momento de soledad, café y periódico. Subí a la habitación, despertamos a los peques, recogimos un poco y bajamos a desayunar. En cuanto aparecieron los piratas, las niñas desaparecieron con ellos. Allí nos quedamos Mar, Ivan y nosotros charlando entre cafés, tostadas, frutas y tortitas. Cuando nos dimos cuenta eran más de las 11:00h. Recuerdo que pensé "Que guay. Me encantan estos desayunos relajados, sin prisa, en buena compañía..." Creo que esa es la esencia de unas buenas vacaciones. El poder no mirar el reloj. Peeeero... Todo lo bueno se acaba. Había que ir recogiendo todo, preparar las maletas para volver.

Como nuestro #veranopirata del Hotel Barceló Sevilla Renacimiento incluía Late check-out, decidimos aprovechar el par de horas que nos quedaban antes de tener que poner rumbo a Alicante para disfrutar de la piscina. El hotel tiene una chulísima piscina en la que se estaba la mar de a gusto. Tumbonas, toallas, sombra, una mini piscina aparte para los más chiquitines, servicio de masajes y un snack-bar junto al agua en el que podías tomarte algo o incluso comer a medio día. Poco a poco nos fuimos despidiendo de los compañeros de viaje que habían tenido la misma idea y tenían que ir marchando. Y poco a poco, también nosotros teníamos que despedirnos de la piscina, del hotel y de la fantástica experiencia, cosa que a César no le hizo ninguna gracia. Casi, casi, lo tengo que "arrancar" de la piscina. Yo le decía que nos teníamos que ir ya a casa pero el miraba a la gente que estaba allí bañandose, tomando el sol y entre sollozos me decía - "No, mamá. Mira. La gente está ahí. No tenemos que ir a casa aun. La gente está ahí"

Hotel barcelo sevilla renacimiento verano pirata


Antes de marcharnos quise despedirme de Miriam y Ana, nuestras anfitrionas en el hotel, y transmitirles nuestras impresiones. Les dije que lo habíamos pasado realmente bien y que lo habíamos disfrutado mucho, pero que quería hacerles una sugerencia. Porque nunca nada es perfecto y creo que la crítica constructiva ayuda a mejorar. Les comenté que cada vez somos más familias las que viajamos con niños y que además de las habitaciones contiguas y/o comunicadas estaría genial que un hotel de esta categoría ofertase algunas habitaciones para las familias numerosas ya que actualmente no disponen de ellas, o al menos a través de la web no se pueden reservar. Por lo demás, tanto las instalaciones, como el servicio y el personal estuvieron de 10. Disfrutamos de un #veranopirata realmente increíble.

Más información: Hotel Barceló Sevilla Renacimiento
Localización: 


¿Conocéis Sevilla? ¿Habéis estado allí? ¿Qué os ha parecido el Verano Pirata del Hotel Barceló Sevilla Renacimiento? ¿Habéis ido a Isla Mágica o Agua Mágica? Puedes dejarme un comentario más abajo contándomelo. No olvides que los blogs se alimentan de vuestros comentarios. ;)

Si no quieres perderte nada puedes seguirme a través de las redes sociales o suscribirte a mi boletín semanal. Cada fin de semana recibirás en tu mail "Las aventuras de con los niños en la mochila". Para suscribirte solo tienes que hacer clic en el enlace de abajo. Y si te ha gustado el post... ¡ayúdame a difundirlo! Puedes compartirlo usando los botones que tienes a la izquierda (o abajo si lo estás viendo en el móvil).


¡Hasta el próximo post! :) 












No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Me encanta saber lo que opináis. Así que... no te cortes y déjame tu comentario. :)