estimular la mente

Estimular la mente y cuidar el cuerpo es fundamental para estar sanos


Los que me seguís a través de mi perfil de Instagram sabéis que de un tiempo a esta parte he empezado a cuidarme más y ha realizar algunos pequeños/grandes cambios en mi vida. Pequeños cambios enfocados a CUIDARME YO. Así, en mayúsculas. El motivo es muy simple. Como nos pasa muchas de nosotras, y a muchos de ellos también, la vida nos arrastra a un ritmo frenético. Vamos corriendo todo el día de aquí para allá como pollo sin cabeza. Cada mañana nos plantamos delante una lista interminable de tareas y propósitos que físicamente nos es imposible cumplir. Y eso nos frustra y nos lleva a más estrés y a creer que aumentando el ritmo, “sólo por estos días”, lo conseguiremos. Pero no. Y más frustración, y más estrés, y vuelta a empezar.

Y claro, consecuentemente, en medio de todo esto vamos priorizando y, casi sin darnos cuenta, vamos dejando de lado nuestras propias necesidades. Ya no hay tiempo para nosotras. Para cuidarnos. Para hacer ejercicio, para leer un rato, para ponernos las cremas, para nuestro hobby favorito, para ver un amanecer, para relajarnos, para respirar… En realidad si nos lo proponemos, sí hay cosas que podemos hacer. Que todo es una cuestión de actitud. No nos damos cuenta de que en realidad, hacer esas cosas es realmente prioritario y que en nuestra mano está el cambiar las cosas. Es muy importante cuidar nuestro cuerpo, ejercitar nuestra mente. Porque llega un día en que nuestro cuerpo y nuestro cerebro empiezan a darnos toques, a avisarnos. Y si no les hacemos caso, al final nos rompemos.

 

 

Ver esta publicación en Instagram

 

Una publicación compartida de Con los niños en la mochila (@ninosenmochila) el

 

De ahí que haya empezado a hacer pequeños cambios en mi vida. Hace ya muchos meses que mi cuerpo y mi mente empezaron a avisarme. Pero no les estaba haciendo caso. En este último año o año y medio se han incrementado las pequeñas dolencias. También me he dado cuenta de que “la cabeza no me da para más”. Y eso sí que me preocupa.

Noto que en muchas ocasiones me cuesta reaccionar. Que se me olvidan muchísimas cosas. Y da igual que las haya apuntado en la agenda, que me haya puesto una alarma o que haya estado hablando de ellas toda la semana. He llegado a faltar a la cita con un cliente porque sencillamente, se me olvidó. E incluso había cancelado cosas porque tenía esa cita con el cliente. Y la noche antes estuve preparando cosas para él. Pues llegado el momento, dejé a los niños en el cole y… ¡Me fui a casa! A hacer cosas pendientes, por supuesto.

Veo que a veces no me salen las palabras que quiero decir. Como que me trabo, que estoy “espesa”… Vamos, que siento que me falta agilidad mental. Y no me extraña, la verdad. No ejercito mi cerebro para nada. Sí, que ya se que no para en todo el día. Está claro. Peeeeero no dedico tiempo a alimentarlo, a cuidarlo. No leo libros para mi, ni noticias, ni hago actividades que fomenten la concentración y la agilidad mental. Ni siquiera hago nada que lo relaje. Es más, creo que he perdido la capacidad de relajar la mente. Eso de poner la mente en blanco… A día de hoy no se cómo se hace.

Lo bueno es que sé que recuperar esta parte congnitiva, tiene remedio. Sólo necesito dedicar tiempo a cuidarla y hay muchas maneras de hacerlo que nos pueden ayudar a eso. Leer, jugar a juegos de lógica que nos hagan pensar, resolver enigmas, crear historias… incluso hay muchas aplicaciones para tablets y móviles que nos pueden servir. Por ejemplo, Stimulus tiene versión familiar que consta de un montón de ejercicios que van aumentando de dificultad enfocados a desarrollar nuestra agilidad mental. Tan sólo necesitamos poner algunas de estas pequeñas cosas en práctica.

Lo malo, es que a pesar de los avisos, muchas veces no hacemos caso hasta que nos llevamos un buen susto. De hecho, lo que en realidad ha hecho saltar mi alarma y que empiece a poner remedio es que en septiembre descubrí que mi ritmo de vida estaba pasando factura a mi corazón. Gracias a Dios, soy muy, pero que muy terca en el tema de la prevención y los controles de salud. Y gracias a que anualmente me hago un electrocardiograma de control, detectaron que la arritmia sin importancia que tengo y que en 40 años jamás había dado ningún problema, ya no era tal. Salió que tenía bigeminismo. Nada “grave” pero que hay que controlar.

En ese momento algo hizo clic. Y es que tengo que cuidarme. Por mí y por ellos. Si quiero seguir disfrutando de mis peques, seguir disfrutando de la vida, yo he de estar bien. Si yo estoy bien, todos lo estaremos.

estimular la mente cansada

Así que aquí ando. Mientras espero a que me hagan las pruebas pertinentes, que ya tengo fecha para ellas, estoy intentando poner de mi parte para revertir la situación o al menos, ayudar a controlarla. Estoy en pleno proceso de bajar el ritmo, de reorganizar mis prioridades, de sacar ese tiempo para cuidarme… Por el momento he reducido drásticamente el consumo de cafeína y excitantes, he empezado a ir al gimnasio para hacer ejercicio de verdad, a caminar varias veces por semana… Estoy focalizando y centrándome más en lo realmente prioritario, aprendiendo a decir que no y a pedir disculpas si no llego a algo a tiempo… Y sin sentirme culpable. Que la culpabilidad me mata.

Mi próximo paso… cuidar mi mente y mi cerebro. No lo descuidéis, solo tenemos una vida y una oportunidad de vivirla.

¿Y tu? ¿Te estás cuidando? ¿Tu cuerpo y tu mente te van avisando de que estás forzando la máquina? ¿Qué tiempo dedicas a ti mism@?

 

 

Si te ha gustado el post… ¡ayúdame a difundirlo! Puedes compartirlo con tus amig@s usando los botones que tienes a la izquierda. O debajo, si lo estás viendo en tu móvil. Y… ¡Suscríbete! Así no te perderás nada. Cada finde recibirás mis propuestas, ideas y planes en tu correo.

instagram

Y si de verdad quieres estar al tanto de todo, también puedes seguirme a través de Instagram y facebook. Además de este blog de viajes, tengo otro de maternidad en el que os cuento un montón de cosas chulas relacionadas con los peques: libros, reseñas, manualidades, salud, moda…. Tan sólo tenéis que hacer clic en los botones de aquí debajo.

 

instagram

A la libreta (mi blog de maternidad)

Por menos de lo que piensas (cosas chulas a precios chulos)

Con los niños en la mochila (mi blog de viajes y ocio en familia)

 

Escribir comentario

Resumen de la política de privacidad del sitio
  • Responsable de los datos: Mª José Planelles Palomares.
  • Finalidad: Para gestionar los comentarios que realizas en este blog.
  • Requeridos: Nombre e email, además de una IP que se almacena para posible adminitración contra el Spam y seguridad.
  • Legitimación: Consentimiento del interesado.
  • Lugar: Como usuario e interesado te informo que los datos que me facilitas estarán ubicados en los servidores de hosting de conlosninosenlamochila.com dentro de la UE.
  • Tiempo: Los datos se mantendrán hasta que los dejes de baja tu, o se cierre la web.
  • Derechos: Podrás ejercer tus derechos de acceso, rectificación, limitación y suprimir los datos en info@conlosninosenlamochila.com así como el derecho a presentar una reclamación ante una autoridad de control.
  • Más Información: política de privacidad completa.

No hay comentarios