Google+ Google+ Con los niños en la mochila: Espinosa de los Monteros

sábado, 12 de noviembre de 2011

Espinosa de los Monteros

Parroquia de Santa Cecilia 

El pasado año descubrimos Espinosa de los Monteros de la mano de mi gran amiga B.

Ella y yo nos conocemos desde que teníamos 8 años e íbamos juntas al cole, aquí en El Campello. Pero su familia es originaria de Burgos, concretamente de Espinosa de los Monteros y de Rozas. Así que lógicamente, siempre que puede se marcha a pasar unos días al pueblo. 

Muchísimas veces en estos 20 años me había dicho: "-A ver cuando puedes y te vienes a verme a Espinosa" 
Pero claro, entre unas cosas y otras no me había acercado. Hasta el año pasado.

El agosto de 2010 ella iba a estar allí. Y como nos coincidían las vacaciones decidimos aprovecharlas para conocer aquella zona de la mano de los lugareños. Lo pasamos tan bien y nos acogieron con tan buena gana, que este verano hemos querido volver otra vez, aunque solo fuera un par de días. 



Las llamadas casas populares del barrio de Berrueza.

Así que os iré contando poquito a poco todo lo que pudimos ver en aquella zona. Que la verdad es que fue bastante. Hay que ver lo que pueden llegar a dar de sí los días. En esta ocasión voy a contaros lo que descubrimos en Espinosa de los Monteros.

Al llegar allí, nos encontramos con un pueblo bastante grande comparado con los de los alrededores. Tiene aproximadamente unos 2.000 habitantes, según me dijo B. Pero vamos, paseando, paseando puedes recorrerte el pueblo. Eso sí, tiene un montón de bares y mucho ambiente. Se nota que son los lugares de reunión, que en las horas puntas están todos a tope. Todo el mundo sale a tomar unos vinos con unos pinchos mientras charlan con amigos y vecinos.

Palacio de los Marqueses de Chiloeches

Nosotros que somos del levante, llegamos con nuestros pantalones cortos, tirantitos y sandalias. Y claro, nada más abrir el coche notamos un fresco... Abrimos la maleta dentro del coche y nos colocamos corriendo la manga larga, las zapatillas de deporte con calcetines y los pantalones largos. Total, que en todas las vacaciones ya no abandonamos el atuendo otoñal. Y no veas que gustito. Yo que iba huyendo, precisamente, del calor agobiante que no te deja ni dormir.

Espinosa de los Monteros es una villa histórico-monumental con un gran pasado. Tienen el gran privilegio de poseer la Guardia Real más antigua de Europa y tal vez, del mundo. El Real Cuerpo de los Monteros se fundó en Espinosa en el año 1.006 y era el encargado de velar por la seguridad del Rey y de su familia. En el pueblo hay un museo dedicado a ellos, el Museo de Los Monteros.

Palacio del Marqués de Legarda. Su interior  alberga la Torre de Los Monteros.

Esta es una de las razones por las que posee un gran número de edificaciones blasonadas, con sus escudos de piedra en las fachadas. Hay varias torres, palacios, palacetes, iglesias, etc. Aquí podéis ver una descripción de todas ellas. Lamentablemente no pueden visitarse. Pero hay un recorrido heráldico autoguiado con paneles explicativos, del que podéis conseguir un planito en la oficina de turismo. Aunque también podéis concertar una visita guiada en esa misma oficina. Nosotros no tuvimos que hacerlo, cómo nos guiaban los lugareños...

El parque con columpios que hay en el centro de Espinosa. Al fondo el Palacio de los Marqueses de Chiloeches.

Después de dar estos largos paseos por la villa, siempre parábamos un poquito en un parque que tienen en el centro del pueblo. Está muy bien. Es un recinto vallado por lo que no hay peligro de coches ni nada por el estilo y tiene unos columpios que fueron las delicias de Marco. Está junto al Palacio de los Marqueses de Chiloeches.

Esta todo rodeado de prados con vacas.

Cómo podéis imaginar está todo rodeado de prados verdes y enormes árboles que le dan un aspecto precioso. Todo ésto es gracias a la gran cantidad de agua que hay en la zona. De hecho, por Espinosa de los Monteros pasa el río Trueba y un pequeño tramo de él ha sido habilitado para que la gente pueda bañarse en los días calurosos.

El río Trueba a su paso por Espinosa de los Monteros. Esta zona está habilitada para el baño.

Muy cerca del casco urbano hay un bosque precioso con un albergue, el Albergue de Espinosa. Este verano pensábamos dormir allí, ya que es muy económico y además de habitaciones para grupos tienen otras pequeñas y familiares. Pero estaba completo. Al ser época de campamentos de verano... Así que este año nos hospedamos en el Hostal Sancho García que está en la plaza del mismo nombre, junto al ayuntamiento y a la parroquia de Santa Cecilia. Vamos, en pleno centro de Espinosa.


De camino al albergue de Espinosa.

Pero a lo que iba, el año pasado estuvimos paseando por aquel bosque con LM, el padre de B. Nos guió por entre los árboles hasta un remanso de agua donde dice que se bañaban cuando eran niños. Fue fantástico. LM desciende de familia de guardabosques y por eso se ha criado entre aquellos árboles. Yo creo que se lo conoce todo palmo a palmo. Así que, además de ver lo hermosa que era toda esa vegetación nos enseñó las camas donde han dormido corzos, las señales en los árboles donde los corzos o los jabalíes han rascado sus cabezas o lomos, diferentes madrigueras, un hormiguero gigantesco e incluso por casualidad pudo enseñarnos un par de caracoles apareándose (que al parecer es algo muy complicado de ver).

El río Trueba a su paso por el bosque cercano al albergue


Durante los días que pasamos allí con ellos además de conocer el pueblo y sus cercanos bosques, subimos a la sierra por los diferentes puertos de montaña, vimos volar un montón de buitres y también algún águila, avistamos corzos y cabras, conocimos otros pueblos cercanos...


¿Veis los buitres entre la niebla? Era alucinante verlos planeando en círculos sobre el valle.

Incluso, gracias a la amabilidad de sus amigos y conocidos, pudimos entrar en una vaqueria para tocar a esos enoooooormes animalitos y conocer de primera mano el proceso del ordeño. También estuvimos en la mantequería "Las Nieves" donde nos explicaron lo que fabricaban y nos dieron a probar los quesos, la leche y la mantequilla. ¡Estaba todo buenísimo!

Mira que linda vaca lechera. Son realmente enoooooooormes.  Y cuando tienen las ubres llenas impresionan mucho. 

Ah, y fuimos a la Granja La Llueza donde crían patos en libertad para la elaboración de productos artesanos de pato. Ellos hacen foie gras, paté, magret, confitados y otros de forma 100% artesanal. Allí su dueño nos contó cómo fue el paso de decidirse a montar la empresa y lo difícil que resulta ir abriéndose paso en el mercado con una empresa pequeña familiar que trabaja de forma tradicional. Nos habló del proceso de cría de los patos y de la elaboración y distribución de sus productos. Y claro, a todo esto los niños encantados de ver tan de cerca todo tipo de animales.

El puente cruza el río Trueba para acceder a la subida a la Torre de Los Velasco 

Así que gracias a B, a L y a sus amigos por hacernos pasar unas vacaciones diferentes, tan en contacto con la naturaleza y tan divertidas. Seguro que volveremos.

Si queréis ver más fotos de nuestra visita a Espinosa de los Monteros, solo tenéis que hacer clic aquí.



6 comentarios:

  1. Yo estuve en este bonito pueblo hace 17 años una semana cn el colegio y estuve en el albergue,ppor cierto muy bien.Siempre he tenido añoranza de volver a ver el pueblo y seguro que algun dia volvere.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A mi también me gustó mucho. Los dos años que lo hemos visitado siempre nos hemos sentido muy a gusto allí. La última vez intentamos alojarnos en el albergue pero no hubo suerte. Al ser agosto estaba todo lleno.

      Muchas gracias por dejarme tu comentario. Saludos. :)

      Eliminar
  2. Sin duda, el mejor pueblo del mundo. Me ha gustado mucho tu reportaje. Un saludo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchísimas gracias. Me alegro mucho de que te haya gustado el artículo. Un saludo. :)

      Eliminar
  3. Te importa si te cojo algunas fotos, es que es para mi blog, es mi pequeño gran pueblo(:

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Amalia:

      Antes que nada quería agradecerte la visita al blog, que te gusten mis fotos y que me hayas pedido permiso para cogerlas. No te preocupes, puedes coger las que quieras. Y si dices de donde las has cogido te lo agradecería muchísimo. ;) Díme cómo se llama tu blog, así puedo pasarme a visitarlo.

      Por si no se nota en el artículo, me gusta mucho tu pueblo. Las dos veces que hemos estado allí nos hemos sentido muy a gusto. Seguro que volveremos.
      Un saludo. :)

      Eliminar

Me encanta saber lo que opináis. Así que... no te cortes y déjame tu comentario. :)