martes, 3 de julio de 2012

Ribadeo con niños: La Playa de las Catedrales. Un impresionante Monumento Natural

Playa-catedrales-Lugo
El arco que sale en todas las fotos

Uno de los lugares que más me impresionó de nuestro viaje con niños por el norte de España del pasado año fue, sin lugar a dudas, la famosa Playa de las Catedrales. Nuestro amigo T. había planeado una fantástica jornada en la que nos acercaríamos a la localidad de Ribadeo para ver esta preciosa playa, declarada Monumento Natural, en sus dos versiones: con bajamar y con pleamar.

Nos levantamos temprano para desayunar, arreglar a los niños, preparar todas las cosas para ir a la playa y llegar con tiempo suficiente para pillar la playa en marea baja y así poder disfrutar de un bonito paseo por la arena. Hay que tener en cuenta que la Playa de las Catedrales está en Ribadeo, a casi dos horas de Lugo

En la zona donde se encuentra la playa, hay unas explanadas grandes para aparcar coches y autobuses además de algunas mesas donde tomarse el picnic. Cuando llegamos ya había bastante gente pero pudimos aparcar sin problemas. Bajamos todos, nos pusimos protector solar y nos dirigimos al acceso por el cual se baja a la playa.

Playa-catedrales-Lugo
La playa en bajamar es de arena fina y tiene balsas con agua salada

"La playa de las Catedrales está situada a escasos km de Ribadeo. Durante todo el año, son miles los visitantes los que se acercan a esta playa a contemplar el hermoso trabajo que han realizado el viento, mar y tiempo.
¿Por qué Las Catedrales? Pues porque las bóvedas, arcos, las galerías, las cavernas que el agua y el viento han esculpido en las rocas nos lo recuerdan, pero además los murmullos y los silbidos del viento al filtrarse entre los huecos y las chimeneas suenan como las notas de un órgano. (...)
Bajando las escalinatas de acceso al arenal, observamos que estamos en otro sitio mágico de Galicia. Las primeras e imponentes rocas desafían a la gravedad. Lo mejor está detrás de esos primeros acantilados. Las rocas de los siguientes acantilados de pizarra han sido erosionadas por el mar y el viento formando impresionantes grutas que pueden ser exploradas disfrutando en cada momento de lugares únicos. Pequeños lagos, cuevas de todos los tamaños modeladas por esa fuerza del mar, pasadizos e impresionantes arcos, harán las delicias visuales de cualquier visitante.

Playa-Catedrales-Lugo
Hay que llevar calzado atado y que se pueda mojar

Cuando hay bajamar, se puede acceder a la Playa de las Catedrales a través de una escalinata siempre que haya marea baja. En la parte de arriba del acantilado, junto a las escaleras hay un socorrista controlando la playa y el acceso de la gente que se comunica con otros socorristas que están en la arena vigilando la subida de la marea y a los bañistas.

Cuando llegamos la marea estaba muy baja lo que nos permitió dar un largo paseo por la playa y explorar con los niños las grutas, rocas y pequeñas balsas de agua que había por todas partes. Era un espectáculo precioso. Nos acercamos a la orilla para probar las aguas del Cantábrico pero he de reconocer que con mojarme los pies me bastó. ¡¡¡Que fría!!! Fue muy gracioso ver a los peques cuando una fresquita ola les mojó la barriga y salieron corriendo con cara de ¡Aaaaaaaaaa!

Playa-Catedrales-Lugo
No había mucha gente bañándose. El Mar Cantábrico está muy fresquito.

Pero vamos, mojarse se mojaron de lo lindo. Las pequeñas lagunas saladas que había por todos lados estaban más calentitas, así que Marco se pasó la mañana entrando en todas y cada una de ellas.

Consejo: Si queréis disfrutar bien de la zona tenéis que llevar sandalias que se puedan mojar pero atadas. Tened en cuenta que hay que subir por rocas muy erosionadas por el agua y que pinchan, además de que los resbalones son algo frecuente. Más vale prevenir...


Playa-Catedrales-Lugo
Marco no quería salir de las balsas

Consejo: Antes de ir comprobad las mareas. El mar sube y baja dos veces al día y su horario cambia durante las distintas épocas del año. Así que si queréis ver la bajamar y la pleamar es mejor que sepáis de antemano a que horas va a ser. Podéis consultarlo aquí.

Disfrutamos muchísimo mojándonos en las balsas, entrando en grutas y cavernas y admirando la belleza de la naturaleza en todo su esplendor. De hecho, según Marco fue de las cosas que más le gustó ver en estas vacaciones en familia


Playa-Catedrales-Lugo
Encontramos montones de percebes, mejillones, lapas y caracolas por todas partes

Teníamos una reserva para comer en Rinlo, un pequeño pueblo ballenero de la zona, y cómo era ya la hora comenzamos nuestro camino de vuelta a la escalinata. La marea estaba comenzando a subir, se notaba que el mar se había comido ya parte de la arena. Unos socorristas iban cerrando zonas de la playa para que la gente se fuera retirando poco a poco. Ponían discos de prohibido pasar donde el agua estaba ya cubriéndolo todo y podía volverse peligrosa para el paseo o el baño. Es una idea que me pareció muy acertada ya que siempre puede haber turistas que se despisten y queden atrapados por el agua en pocos minutos. De echo T. nos comentó que han tenido que rescatar a gente en más de una ocasión con el peligro que conlleva para ellos y para los que han de arriesgar su vida para sacarlos de allí. Así que...

Por favor, hagamos caso de las advertencias y normas de seguridad. Son por nuestro propio bien. 


Playa-Catedrales-Lugo
Hay muchas grutas y cavernas por las que explorar

En la parte de arriba de las escaleras hay unos baños y unos grifos donde podemos enjuagarnos los pies para quitarnos la arena. Además de algunos miradores desde donde observar la playa. Recordad que es una zona de acantilados así que mucha precaución, sobretodo con los peques, si os acercáis a alguno de los bordes dónde no hay muro. Podemos resbalar y caer desde más de treinta metros de altura.


Playa-Catedrales-Lugo
Con la bajamar y la gente paseando por la arena... (y ya había comenzado a subir la marea)
Playa-Catedrales-Lugo
Con la pleamar y la gente mirando desde el acantilado

Marchamos a comer a Rinlo y tras una espectacular paella de bogavante y un paseo para bajar la comida volvimos a la zona para observar la fuerza de la naturaleza en todo su esplendor. Al llegar allí la vista me sobrecogió. En unas pocas horas la playa había desaparecido por completo. No había ni rastro de arena. El mar golpeaba con furia las enormes rocas de las que solo se veía la parte superior. Es un espectáculo asombroso.

Por cierto que en plena marea alta vimos a un socorrista en el agua entrenando. Era increíble verle nadando con las olas golpeando fuertemente las rocas. A mi me impresionó muchísimo. 

Ese día hacía un sol radiante y el mar estaba relativamente calmado. T. y M. nos comentaron que acercarse a la Playa de las Catedrales en pleno invierno un día de mala mar proporciona un espectáculo realmente estremecedor. Yo me he quedado con las ganas de verla en esa época del año. Habrá que volver en invierno para comprobarlo ¿no creéis? 


Playa-Catedrales-Lugo
Os dejo otra foto de la pleamar. ¿A que impresiona?

Más información: Playa de las Catedrales
¿Más fotos de nuestra visita a la Playa de las Catedrales? Están aquí. 
Localización:

¿Qué os ha parecido la Playa de las Catedrales? ¿Os gustaría descubrirla con los peques? ¿Me recomendáis otros lugares de Lugo para visitar? Puedes dejarme un comentario más abajo contándome lo que quieras. Yo te responderé. No olvides que los blogs se alimentan de vuestros comentarios. ;)

Si no quieres perderte nada puedes seguirme a través de las redes sociales o suscribirte a mi boletín semanal. Cada fin de semana recibirás en tu mail "Las aventuras de con los niños en la mochila". Para suscribirte solo tienes que hacer clic en el enlace de abajo. Y si te ha gustado el post... ¡ayúdame a difundirlo! Puedes compartirlo usando los botones que tienes a la izquierda.



¡Hasta el próximo post! :)

10 comentarios:

  1. Como bien dices es todo un "espectáculo natural" que todo el mundo debería visitar alguna vez, en invierno con temporal es una pasada. Muy típico de los que venís del Mediterráneo decir que aquí el agua esta fría !Que va estar fría, ja ja!! bueno muy bonitas las fotos.
    Un besazo, guapa ;)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jejeje Claro, es que por estos lares el agua está mas "calentita" y aun así a mi me cuesta meterme en la playa en pleno agosto... Yo es que soy muy friolera. Jejeje

      A mi me encantaría verlo en pleno temporal en invierno. Nuestros amigos nos dijeron lo mismo, que era una auténtica pasada.

      Un abrazo. :)

      Eliminar
  2. Que maravilla de naturaleza ¿verdad? había oido hablar de esta playa, pero no tengo el gusto de conocerla. Esta va a la agenda y me tomo nota de la recomendación del invierno, ha de estar chulo.
    Besos guapa.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lo cierto es que sí, que es una maravilla. Vale la pena el viajecito para conocerla.

      Un abrazo. :)

      Eliminar
  3. Que preciosidad.. no lo conozco.. es super super bonito.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es muy bonito y sobre todo muy sorprendente ya que por el Mediterraneo no estamos acostumbrados a ver estas mareas.

      Un abrazo. :)

      Eliminar
  4. Respuestas
    1. Muchísimas gracias. Ahora mismo me paso a verlo. :)

      Un abrazo. :)

      Eliminar
  5. Anónimo7/7/12 19:14

    Hemos recordado ese dia y todavia tenemos la sonrisa en la boca, nosotros tb nos lo pasamos muy bieny estamos deseando q vengais en invierno, hemos estado muchas veces en la playa y nos sigue sobrecofiendo. Nos vemos pronto T. y M.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegro mucho de que os hayáis pasado por aquí a recordar conmigo estos maravillosos días que pasamos juntos. Prometido queda que algún invierno subiremos ha veros aunque habrá que esperar un poquito ya que este próximo crea que lo vamos a tener algo liadillo. ;)

      Un besote y un gran, gran abrazo para los tres.

      Eliminar

Me encanta saber lo que opináis. Así que... no te cortes y déjame tu comentario. :)