viernes, 13 de septiembre de 2013

La Cueva de Las Calaveras de Benidoleig (Alicante)

Hace apenas unas semanas nos acercamos a Benidoleig (Alicante) para conocer las Cuevas de Las Calaveras. Mi amiga Nuria me había mandado un mail hablándome de ellas y como ya hacía mucho que no pasábamos el día fuera lo preparamos todo para ir a verlas. Yo sabía que, en nuestro caso, era una apuesta segura ya que a Marco (9 años) siempre le han fascinado todo tipo de grutas, cavernas...

"La cueva de las Calaveras (Cova de les Calaveres en valenciano), es una cavidad de 440 metros de longitud situada en la ladera norte del monte Segili, en el término municipal de Benidoleig (Provincia de Alicante, España) Está situada al mismo lado de la carretera de Pedreguer a Benidoleig.

Esta cueva debe su nombre a que en una expedición espeleológica realizada en el siglo XVII fueron hallados restos de doce personas.


Tiene dos zonas. Una inundada, que ocupa desde una distancia de 240 metros hasta el final, y una seca, que está habilitada para actividades turísticas. El agua de la zona inundada es aprovechada para riego mediante un túnel artificial.

Distintas expediciones han producido hallazgos de restos arqueológicos como útiles de sílex, etcétera, provenientes de los períodos paleolítico medio y paleolítico superior.
Fuente: wikipedia"


No nos costó mucho encontrarlas (podéis ver dónde está en mi mapa de google). Aparcamos el coche en una zona de aparcamiento muy amplia que hay frente a las cuevas. Cerca de este parking hay un par de mesitas para poder tomarnos el picnic.

Consejo: Ojo con los peques cuando bajen del coche. El aparcamiento está frente a la cueva pero al otro lado de la carretera. Se trata de una zona de carretera comarcal sin aceras y aunque no tiene demasiado tráfico siempre hay gente que circula a velocidad excesiva. Además la cueva está justo en una curva por lo que hay que mirar bien antes de cruzar. Que un pequeñín siempre puede salir corriendo... También hay otra zona para aparcar justo dónde está la cueva pero es mucho más pequeña.


Justo en la entrada hay un bar con una zona de columpios para los peques y la típica tienda de recuerdos dónde también se venden las entradas. Nosotros decidimos tomarnos un cafelito tranquilamente antes de entrar y aprovechar para darle de comer a César mientras sus hermanos jugaban un poco. Ir con un bebé en la mochila implica que todos nos adaptemos a sus necesidades y claro, su momento teta no lo perdona por nada del mundo. :)

El precio de las entradas es de 3,50€ por adulto y 2,00€ por niño. Lo siento, pero no pregunté a partir de que edad pagaban los niños. Fallo garrafal, y es que, cuando estoy por ahí, a veces se me olvida preguntar ciertas cosas que seguro que os interesan a los que me leéis. Son cosas de la novata que aun me considero por estos mundos blogueros. Lo que sí os puedo decir es que Carla no pagó y ella tiene 3 años (aunque por muy poquito. El día 15 cumplirá 4 añazos ya).


La visita es libre. Creo que puede contratarse una visita guiada para grupos. De todas formas durante el recorrido hay paneles explicativos que nos informan de todas las curiosidades y datos significativos. Si necesitáis más información podéis visitar su web dónde hay un teléfono de contacto.

El recorrido que se hace en el interior de la cueva es bastante corto. Tened en cuenta que en total son menos de 500 metros y la parte que se visita es pequeña.

Otra curiosidad que tiene es que en la zona de la entrada hay esculturas de dinosaurios que claro, les encantaron a los peques. Son estatuas que están en venta. Sí, sí, en venta. Al parecer han considerado que esta zona es un buen reclamo para exponer este tipo de esculturas y otros objetos susceptibles de ser comprados por los turistas.


Una cosa que me gustó mucho es que la visita se realiza sobre una pasarela de madera por lo que es accesible prácticamente en su totalidad. Había una familia con un niños en silla de ruedas disfrutando de la visita. Tan solo hay dos espacios no accesibles:

  • Uno es el fondo de la cueva. Al llegar allí hay una puerta de hierro que da acceso a una zona vallada desde dónde supuestamente se ven las aguas subterráneas que corren por allí. La verdad es que es muy difícil verlo, mis hijos no veían nada, ya que el río está al fondo de una grieta muy profunda que como os decía está vallada para que nadie pueda caer. Eso sí, oírse se oía perfectamente bien.
  • La otra zona no accesible es la entrada original de la gruta. Al parecer se accedía al interior a través de una obertura estrecha que había en el techo de la cueva. Se medio excavaron en la pared algunos huecos para simular escalones y ayudarse a subir. Aunque lo más probable es que usaran cuerdas para ayudarse o algo parecido. Para ver esta entrada hay que subir por un tramo estrecho de escaleras que hay al principio.

Yo llevaba a César en la bandolera, ya que no sabía cómo estaría por dentro el acceso, y estupendamente. 

Pasamos un rato de lo más agradable. Marco, cámara en mano, no paraba de fotografiarlo todo (no se a quién habrá salido. Jejeje) y Carla no quería más que verlo muy deprisa y salirse corriendo. A ella no le gustan los ruidos fuertes y creo que el sonido del río subterráneo la asustó.

Cómo al salir era ya hora de comer nos dirigimos a buscar un área recreativa por la zona. Al final acabamos comiendo en el Espacio Natural "Costera de Moll". Pero eso ya os lo cuento otro día.


¿Qué os ha parecido la cueva? ¿La conocíais? ¿Habéis estado allí? ¿Sabéis de otras cuevas chulas para visitar? Podéis explicarme todo esto y más en vuestros comentarios que yo los contestaré encantada.

Más fotografías

Localización exacta:

Ver Con los niños en la mochila en un mapa más grande

3 comentarios:

  1. muchas gracias espero verla este noviembre me pilla un poco lejos de murcia pero para pasar el domingo fenomenal .un abrazo y me encanta tu blog un saludo ;-)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Jose Manuel! Muchas gracias por leerme. La verdad es que sí que te pilla bastante lejos. Espero que te guste. La cueva es pequeñita y no se tarda nada en verla. Nosotros la vimos en un rato por la mañana y luego fuimos a comer a otro pueblo cercano, en una especie de área recreativa. Se llama Espacio Natural Costera de Moll http://www.conlosninosenlamochila.com/2013/10/espacio-natural-la-costera-de-moll.html

      Eliminar

Me encanta saber lo que opináis. Así que... no te cortes y déjame tu comentario. :)